Seleccionar página

En un mundo ideal todo proyecto web iniciaría con una correcta investigación previa a su lanzamiento. En la realidad lo que tenemos es lanzamientos constantes de buenas ideas que no logran la visibilidad adecuada para comenzar su proceso de crecimiento y ajuste. De aquí que la optimización SEO sea un elemento que tienes que probar antes de renunciar a tus ideas. Si no has iniciado de la mejor manera eso no significa que no puedas buscar esas buenas maneras desde el punto en el que te encuentras y hacia el futuro. Este es el trabajo de la optimización SEO o de posicionamiento orgánico.

Otra de las cosas que suele suceder es que cuando un proyecto no encuentra una visibilidad orgánica a la velocidad esperada (que suele ser más o menos equivalente a un instante) es que se opta de inmediato por una campaña de pago. ¡No lo hagas! Antes de dar el paso al SEM (marketing del buscador) optimiza tu sitio web para estar en línea con una buena estrategia orgánica. Pagar por la visibilidad seguro que te ayudará, pero será un mero paliativo al verdadero problema. Un proyecto que no es sostenible a largo plazo en términos de posicionamiento orgánico es uno que se convertirá en un devorador de recursos en SEM. ¿Estas seguro de que eso es lo que quieres?

¿Qué hago para hacer una optimización SEO?

El posicionamiento orgánico tiene en las palabras clave uno de sus pilares fundamentales. Nunca es tarde para tomarse un tiempo y explorar las palabras clave de tu producto o servicio. Para eso puedes hacer tres cosas muy sencillas:

  1. Usa el buscador para poner las palabras o expresiones con las que crees que te buscarían. Pon atención a las sugerencias que te va mostrando Google mientras escribes. Esta opción denominada Google suggest fue introducida en el 2007 y es la primera de las pistas que puedes tener para ver qué cosas están relacionadas con tu producto o con la manera en que crees que te van a encontrar. Ya desde aquí sabrás si tu idea inicial para “etiquetar” lo que quieres ofrecer ha sido afortunada o quizá deberías pensar en otras maneras en que pueden encontrarte.
  2. En este mismo sentido puedes usar Google Trends para darte una idea mucho más clara del volumen de búsqueda de las palabras clave de tu producto o servicio.
  3. Visita las páginas de tu competencia y mira qué palabras están utilizando y dónde aparecen. Esto te dará una idea clara del terreno donde tienes que jugar.

Con estas tres sencillas cosas puedes ya darte una idea de si estás en la línea correcta o si hasta ahora has estado jugando fútbol con una pelota de tenis, por proponer una analogía. Hay muchas herramientas de pago para realizar este tipo de procesos, pero con estos elementos puedes darte una idea tú mismo y sin coste alguno. Con esto quiero decir que hay un mundo de información relevante en la red para realizar una optimización SEO, pero este es un buen sitio para empezar a entender dónde puede estar el problema. Así que lo primero que tienes que hacer es tener muy claras tus palabras clave sabiendo que son las adecuadas para llegar a tu audiencia. Hecho esto podemos repasar algunos elementos básicos:

¿Google me lee? Revisa la indexación

La indexación es la manera en que Google te está leyendo y clasificando. Es como te encuentra el buscador y cómo interpreta tu contenido. Es por eso que resulta esencial saber qué está apareciendo en los registros del buscador y cómo. Para ello tienes que usar un comando en el buscador de toda la vida: site. Abres el buscador como siempre y en la búsqueda pones la palabra site seguida de tu dominio: “site:tudominio.com”. Lo que obtendrás entonces es todo lo que se está indexando y podrás revisar cómo aparecen tus títulos, tus metadescripciones y también aprovecha para darle un vistazo a tus URLs. Esto te dará una idea muy clara de las palabras clave que están apareciendo ahora mismo en tu sitio y con las que el buscador te está relacionando.

La indexación es la manera en que Google te lee y te interpreta. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Un elemento importante a tener en cuenta en este punto es ver el grado de dispersión que hay en tus palabras clave. Si lo que está indexando tiene palabras que se disparan por todos lados entonces ya tienes tarea para iniciar tu optimización SEO. Para ser un poco más claro te pondré un ejemplo: supongamos que te interesa es vender zapatillas, pero tus títulos y metadescripciones apuntan en gran número de cosas relacionadas como deportes, estaciones, lugares, colores, etc. Lo que sucede entonces es que puede volverse un poco más complicado para el buscador ubicar el sentido de tu sitio. Pero seamos claros, Google es lo suficientemente inteligente como para comprender de qué va tu sitio web. La diferencia está en que si contigo invierte 15 segundos para comprenderlo y con tu competencia lo hace en 2, ¿quién crees que se llevará los primeros lugares del buscador?

Jerarquía y estructura

Ojo que esto no quiere decir que no tengas que hablar de otra cosa que no sea el centro de tu negocio. Recuerda que todo centro tiene una periferia. - tuitéalo     En esto está implícito el orden y la jerarquía de las cosas. El centro tiene un lugar privilegiado, mientras que la periferia se organiza tomándolo como referencia. Esto es lo que tiene que pasar en tu sitio web exactamente. Hay palabras clave que son el centro de tu estrategia y otras tantas que serán auxiliares o de contexto. Así que tienes que asegurarte que en elementos como los títulos, la metadescripciones y las URLs (en ese orden de importancia) se encuentren destacadas las palabras clave de tu centro y estén indexando de manera correcta. A Google le importa que la estructura de tu sitio sea clara. Que tus palabras clave estén en los sitios correctos ayuda a darle también congruencia.

Títulos y promesas

Cuando se realiza una búsqueda, ¿qué es lo primero que ves? ¡El título! Así que tienes que saber que los títulos son un elemento importantísimo en la optimización SEO. ¿Tienen tu palabra clave principal? ¿Qué aportan a tu estrategia? ¿Invitan a dar clic en ellos? Esta última pregunta es importante porque no solamente determinará tu porcentaje de clics (mejor conocido como CTR), sino que también genera una expectativa en tus usuarios que debes asegurarte de cumplir. Nada peor que el clickbait para acabar con tu credibilidad. Así que cuida la redacción y las palabras clave en tus títulos, pero ten siempre en el horizonte si puedes cumplir lo que prometes en ellos.

Los títulos son una promesa que hay que asegurarse de cumplir. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Creo que con estos elementos tendrás más que suficiente para comenzar una tarea de optimización SEO. Es nada más que el principio, pero entre aclarar las palabras clave a las que deberías apostar y la revisión de tus títulos y metadescripciones tienes ya unas cuantas horas de trabajo por delante. Así que lo dejaremos aquí por ahora. Si tienes alguna dificultad en el proceso no dejes de escribir que estaré encantado de ayudarte.

 

Pin It on Pinterest