Seleccionar página

Un plan es un documento en el que desarrollamos de manera anticipada el conjunto de acciones necesarias para alcanzar una meta. En este sentido, elaborar un plan de marketing digital supone conocer con precisión el lugar donde queremos estar a nivel digital y las acciones que nos ayudarán a llegar ahí. Aquí revisaremos brevemente lo que esto significa y los elementos mínimos a tener en cuenta. Hay que decirlo muy claramente: la inversión en tu negocio en internet comienza con el tiempo que dediques a elaborar el plan de marketing digital. Así que no te lo tomes a la ligera y pon los codos sobre la mesa que verás que vale la pena.

Emprender un viaje en plan aventurero puede ser emocionante. Seguro que las experiencias que obtienes te dejan grandes enseñanzas. Pero si haces esto con tu negocio quizá las pérdidas económicas no te dejen ante el mejor de los escenarios. Aprenderás seguramente, pero tienes que estar listo para asumir el coste. La otra vía es la de pensar claramente en el lugar donde quieres llegar, la meta, y fijar las etapas que te llevarán hasta ahí. Cada una de ellas será un objetivo que te demandará acciones a seguir para alcanzar el destino deseado. Así que vamos allá con el plan de marketing digital.

Punto de partida

Tengamos en cuenta que el plan de marketing digital no debe ser un documento engorroso que nos dé pereza nada más mirarlo. Se trata de una ruta de fácil acceso. Un poco como el mapa del metro que te permite ver de un golpe de vista el punto de partida y el punto de llegada con las estaciones intermedias. Mirarlo debe ser una manera de orientarse y de saber si estamos andando en la dirección correcta. Incluso puede que en el camino descubramos una vía alternativa que nos ahorre un poco de tiempo para llegar a la meta. Pero para eso primero hay que tomarse el tiempo de pensar claramente en dónde está esa meta. Una vez que la tengo clara la siguiente pregunta es: ¿con qué recursos cuento ahora mismo para llegar ahí?

Tu plan de marketing digital debe ser una hoja de ruta clara para tu negocio. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Lo primero que deber incluir en tu plan de marketing digital es la descripción tanto de tu situación actual como la del mercado. Si vas a dar el salto al mundo digital es mejor que vayas a ver a tu competencia. Puedes usar herramientas como Semrush o acudir con un especialista para que te ayude a hacer una análisis de la competencia. ¿Tienen sitio web? ¿Qué tráfico tienen? ¿Quienes ocupan las primeras posiciones en los buscadores? ¿Qué palabras clave se emplean? ¿En qué redes sociales aparecen? Estas son algunas de las preguntas que tendrás que responderte y que te ayudaran a darte una idea ya de dónde estás parado en relación a los demás.

DAFO para empezar

Es más que recomendable que realices un análisis DAFO para conocer mejor el panorama interior y exterior. En él valorarás las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades con las que vas a iniciar el viaje. Esto te ayudará a aclarar también una pregunta clave: ¿qué necesito entonces para empezar a acercarme a la meta? Un buen análisis DAFO en tu plan de marketing digital te ayudará a ver mejor los pasos inmediatos y los que no lo son tanto. También sabremos los puntos en los que podemos apoyarnos en un inicio o las cartas con las que puedes iniciar sabiendo que son ya puntos fuertes en tu negocio.

Un buen análisis DAFO nos mantiene en un marco de acción relevante y posible. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Procura escribir entre 3 y 5 elementos por cada una de las casillas del DAFO. Date tiempo de pensarlo porque esto también te servirá como una fotografía del punto de partida a la que puedes volver para comparar. Realizar este ejercicio te permite también mantener los objetivos en un marco realista. Si una de mis debilidades es que tengo un presupuesto un poco justo no puedo establecer un objetivo del incremento en un 200% del tráfico de mi web de un mes a otro. Las decisiones comienzan a tomar forma desde aquí así que, de nuevo, no menosprecies la importancia de este tipo de elementos.

Plan de marketing digital: del objetivo al KPI

Ya tengo mi meta y conozco mi punto de partida con sus fortalezas y amenazas. Lo que sigue es preguntarme: ¿qué necesito entonces para ir acercándome a la meta? Las respuestas tendrán que ir teniendo un formato de objetivo: iniciar con un verbo en infinitivo e incluir una descripción lo más precisa posible de lo que busco. Un objetivo debe ser medible, acotado en el tiempo, que sea realizable y relevante. A cada objetivo le corresponderán acciones a realizar y éstas deberán poder ser medidas y controladas a través de indicadores de rendimiento o KPI. Así tenemos tres elementos: al meta u objetivo general, los microobjetivos generados y el KPI que me permite medir el avance.

Un cuadro de mando muestra de un golpe de vista un objetivo y su KPI. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Aquí hay quien propone una división en objetivos, acciones, estrategias y tácticas. En lo personal prefiero incluir la información en un cuadro de mando encabezado por el objetivo general con el KPI que nos permitirá medirlo y dos columnas debajo que hagan lo propio con los microobjetivos y sus correspondientes KPIs. La razón para sugerir esto es que la relación entre objetivo (mejorar el posicionamiento orgánico, por ejemplo) y su KPI (número de visitas orgánicas) me permite ver con más claridad las métricas que he de tomar en cuenta para generar acciones de manera constante. En otras palabras, el trabajo se mantiene vivo y puedo ajustar el foco de atención de acuerdo a los resultados.

Acciones y mediciones

Teniendo en cuenta mi cuadro de mando puedo realizar una lista de acciones que me encaminadas a cumplir los mircoobjetivos. Se trata de responder a la pregunta por el cómo. Si quiero mejorar mi posicionamiento orgánico tendré que generar contenido relevante, poner en marcha una estrategia de linkbuilding, compartir y difundir el contenido, entre otras posibilidades. Cada una de esas acciones puede traducirse en un KPI que puedo sumar a mi cuadro de mando en el objetivo correspondiente: número de artículos publicados, número de enlaces conseguidos, porcentaje de amplificación en redes sociales. Un buen plan de marketing nos indica no solamente el cómo se conseguirá el objetivo, sino también el cómo vamos a medir la efectividad de las acciones.

Medir las acciones es una manera de mantenerse en mejora constante. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Este es el punto con el que podemos cerrar un breve pero poderoso documento: las métricas son una herramienta para la mejora constante. Medir la efectividad de una acción es la única manera de ajustar la hoja de ruta hasta dar con los mejores procesos para llevar al éxito mi negocio. Para eso es indispensable contar con los indicadores pertinentes. Si no los pienso antes de dar un paso es más que probable que me pierda en una infinidad de hipótesis sobre las causas del naufragio. Internet es una mina de datos, pero si no tienes la precaución de hacer una buen plan de marketing digital puede morir sepultado por ellos o detenerte justo antes de dar con los diamantes.

Pin It on Pinterest