Seleccionar página

El concepto que da título a este blog, seoduccion, expresa la apuesta por generar contenidos con alma. Hoy tengo el gusto de anunciar que este blog se convierte en el espacio oficial de una empresa que cree también en los negocios con corazón: Vacune. Así que déjame contarte un poco sobre lo que es creer tanto en el alma como en el corazón de los contenidos y los negocios. Palabras que suenan muy bien, pero que tenemos que concretar un poco para entendernos mejor. La finalidad es la de hacer de este espacio digital uno que conserve el un rostro cálido y humano.

Sabemos que la imagen que se suele tener de un informático es la de un ser solitario que depende más del brillo de su pantalla que de los rayos solares. Pero queremos mostrar un lado distinto de las cosas cuando hablamos de negocios con corazón y proyectos con alma. El informático es un traductor de las ideas que es capaz de llevarlas a una pantalla. Hace posible que las tareas que necesitas realizar se hagan más sencillas a través de la programación. Entendemos que el diálogo puede llegar a ser complejo porque su idioma nativo es un poco raro, pero justo por eso el concepto de corazón nos es tan cercano: hay que establecer diálogos cordiales para que todos reciban la información adecuada en la forma más apropiada.

Negocios con corazón, pasión por lo que hacemos

Seoduccion y Vacune se entienden muy bien porque enfrentan el reto digital con pasión. Esto quiere decir que no entendemos el tránsito a un modelo digital como una obligación que hay que cumplir o como un mero trámite. Vamos a contracorriente aunque parezca que cometemos suicidio: no es una obligación estar en la red. Esta es una premisa que, si se entiende bien, permite entonces hacerse las preguntas correctas: ¿qué puede aportarle a mi negocio la presencia en Internet?, ¿para qué quiero estar ahí?, ¿qué expectativas tengo y hasta qué punto voy a cubrirlas invirtiendo tiempo y recursos en la transformación digital? Es aquí donde inicia una labor de acompañamiento y asesoría global. Lo primero es tomarnos el tiempo de entender el negocio para que el salto a lo digital se haga de manera adecuada.

Los negocios con corazón son aquellos que se realizan con pasión por lo que se hace.  - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Entendemos que un negocio existe porque a alguien le gusta lo que hace. Queremos conservar ese impulso y esa vocación para transmitirla de manera apropiada a través de la pantalla. Sin duda esta es la mejor manera de poner en contacto a clientes con proveedores de productos y servicios. Pero hay que tomarse el tiempo de entender a fondo la esencia del negocio y, sobre todo, de las personas que lo hacen posible. Esto es lo que para nosotros distingue a los negocios con corazón, esos que disfrutan del proceso que lleva hasta un cliente satisfecho. El compromiso, por tanto, es trasladar esa experiencia al ámbito digital de la mejor manera posible. Es así como aportamos algo de corazón a la red y a cada proyecto. Entrar al mundo digital no debe ser un suplicio que te quite tiempo sino un verdadero añadido que te ayude a entrar en contacto, a dialogar cordialmente con tus clientes.

Proyectos con alma que marcan la diferencia

Por un lado tenemos negocios con corazón, trabajos relacionados con pasión por aquello que se hace. Pero esto necesita un impulso constante, ese aliento que nos mantiene en movimiento. Esto es lo que entendemos por el alma del proyecto. Se trata de los elementos esenciales que pase lo que pase nos mantienen con la mirada fija en una misión u objetivo. Dar con ellos es encontrarse con elementos diferenciadores de cada propuesta. Esto supone ir más allá de la superficie para que cada elemento del negocio digital sea congruente con los valores que impulsan al proyecto. Por eso seguimos hablando de la importancia de la labor de traducción que se realiza de la idea a la pantalla.

El alma de un proyecto es el elemento diferenciador y guía hacia el futuro. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Apostar por proyectos con alma es creer en un trabajo integral. Las soluciones tecnológicas son una parte del camino. Una muy importante y la más visible, cierto, pero que debe estar bien sustentada para que se desarrolle en el tiempo. Realizar este acompañamiento es algo que no se suele encontrar. Vivimos en la época de las webs hechas por unas cuantas monedas, pero que no se preocupan en lo más mínimo por entender el negocio al que representan ni por sentar las bases para un buen crecimiento. Los negocios con corazón y los proyectos con alma necesitan de personas comprometidas con la dimensión humana que les es inseparable y capaces de dar respuesta a las demandas tecnológicas que generan. Eso es precisamente lo que representa la fusión de Seoducción y Vacune.

Valores y nuevos rostros

Con esto le doy la más calurosa bienvenida a mis compañeros Adrián Avellaneda y Llorenç Gámez que ya irán aportando parte de su conocimiento en estas páginas. Lo que me queda claro es que compartimos estos valores que creen en la humanización de la red y del mundo de los negocios. Todos entendemos la transformación digital como una oportunidad de mejora, de crecimiento que potencie lo mejor de este mundo desenchufado en el mundo en conexión. Con ese compromiso se inicia una nueva etapa que, además, aportará contenidos técnicos que complementen la reflexión tan propia de este espacio seoductor.

Nuevos compañeros de viaje en la aventura de seoduccion. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Somos ahora un grupo de locos que buscan dialogar y trabajar con quien cree, como nosotros, que la conversación es la mejor manera de cerrar un negocio. Cuando sucede así estamos seguros de que se aporta valor. Conseguir este objetivo es ya una manera de dejar huella y marcar la diferencia tanto en un proyecto como en el mar proceloso de la gran red mundial. A propósito de esto me despediré con una frase de la Madre Teresa de Calcuta: “A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota”.

Pin It on Pinterest