Seleccionar página

Hemos hablado ya un poco de la importancia de las redes sociales y apuntado algunos consejos para moverse dentro de ellas. También comenzamos a delinear el importante tema de la identidad digital, es decir, la construcción de una persona desde las acciones que realizamos en la red. Bien, pues es momento de atender a un elemento en el que estos dos ámbitos se encuentran y es fundamental para ambos: el blog. De hecho, ya hace unos días que se ha ido preparando el terreno para hablar de esta herramienta que no puedes dejar de considerar o, si ya la tienes, debes procurarle los mayores mimos.

Primero, como siempre, vamos a definir lo que es un blog por si alguien todavía no lo tiene muy claro. Se trata de un sitio web en el que se publican una serie de textos o artículos que van quedando registrados cronológicamente. Puede haber uno o más autores, dependiendo del tipo de blog del que se hable. Este, por ejemplo, es un blog personal donde soy el autor principal. Pero eso no significa que no pueda participar alguien más. Puedes ver la colaboración de mi gran amigo Gorka que ayuda a enriquecer este espacio y que tiene un estilo que encaja a la perfección con el blog. Una característica de suma importancia es que en las publicaciones se da la interacción con el lector a través de los comentarios. Esto significa que un blog es, de hecho, también una red social entorno a la que se conforma una comunidad unida por intereses comunes. Puede haber un blog que no permita los comentarios, pero esto, a día de hoy, sería una especie de suicidio cibernético si no está plenamente justificado.

En el #blog se consuma la relación de confianza con las personas o clientes potenciales. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Así pues, ya nada más atendiendo a la definición y las características del blog podemos ver un elemento que habla de su gran relevancia: genera comunidad. Hablamos antes de lo importantes que son las redes sociales como rostro de nuestra marca personal o empresarial, y es que ellas son precisamente un guiño, una sonrisa o, en general, un primer llamado de atención a tu auditorio. Vamos a ponerlo muy sencillo: estás en una reunión y alguien te llama la atención por su manera de sonreír, te acercas y descubres que su aroma es también agradable, te acercas un poco más y el conjunto de su imagen es justo lo que buscas en alguien. Llega el momento de entablar una conversación y es ahí donde puedes terminar de enamorarte o descubrir que no todo lo que reluce es oro. ¡Esa es la importancia del blog! Los mensajes en las redes sociales son el marco o la máscara que te caracteriza, pero el blog es lo que resuena a través de ella, el discurso más elaborado y fiel reflejo de lo que puedes o no puedes hacer. Dicho de manera muy directa: las redes sociales son la forma y en el blog se encuentra el fondo o contenido.

Ya que te lo cuento de esta manera puedes imaginar lo delicado que puede ser mentir o decir media verdad al revés, como dice Sabina. En otras palabras, tus redes sociales pueden ser el gancho perfecto, tener todo muy bien cuidado y medido para que quien se tope con tus actualizaciones vaya directo a tu sitio web. Pero si al llegar no encuentra un contenido atractivo, no le ofreces un valor añadido o simplemente se da cuenta de que lo que aparecía en las redes no concuerda con lo que le se encuentra al dar clic, habrás perdido algo más que un cliente. Sin duda que más de una vez te habrás topado con la frase esta: “El contenido es el rey”. Bien pues aquí está la razón de fondo para que así sea: la optimización de las redes sociales y una identidad digital perfectamente delineada resultan huecas sin un contenido que les dote de sustancia. Es como generar la más perfecta y bella armadura posible pero con la fragilidad de un cascarón cualquiera. El blog, en este caso, es el que le da soporte a esta estructura y el paso clave para la conversión de tus objetivos: engancha en las redes, convence con tu imagen y convierte con el contenido de tu blog.

Fórmula ECC: engancha en las redes, convence con tu imagen y convierte con el contenido. #blog - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Vuelvo con la palabrita mágica: coherencia. El usuario debe poder marcar una línea imaginaria, pero completamente evidente, entre lo que le ha llamado la atención en la red social, el conjunto de elementos que componen tu imagen o identidad y el contenido en el cual desemboca. Las dos primeras fases suponen un arduo trabajo, por lo que no puedes descuidar el punto final y culminante. Si el título de este artículo te ha llamado la atención, por ejemplo, no puedo dejarte ir sin que te lleves una respuesta clara a la cuestión que planteas: la importancia del blog en la estrategia de social media está en que en él se consuma la relación de confianza que puedes tener con las personas o clientes potenciales. Si brindas información de calidad, si aportas un punto de vista diferente y te preocupas por leer y contestar los comentarios que te envíen, ten por seguro que generaras confianza, que quien te visita sabrá que detrás de lo que le interesa hay alguien ocupado en brindar una buena experiencia al usuario.

Vender no tiene nada de malo, no es una actividad inmoral, pero eso no significa que tenga que ser una actividad inhumana. De hecho al tener un blog puedes monetizarlo o aprovecharlo para entrar en comunidades para realizar networking. Pero vamos cerrando esta parte del tema con una última imagen. A través de tu estrategia de social media haz logrado llevar a alguien hasta tu sitio web, que es tanto como invitar a alguien a casa. Cuando tienes invitados es mejor contar con buenas cosas que ofrecer: un espacio ordenado, algo rico para picar, una bebida fresca si hace calor o quizá un buen café si el momento lo amerita. Mientras mejor conozcas a tu invitado más te podrás adaptar a sus necesidades, por eso es tan importante el haber conversado con él en las redes. Así que ya que está aquí ofrécele lo mejor, haz que tenga ganas de volver por lo bien que le han tratado, es decir, aprovecha y gana su confianza. Esto no sólo porque te interesa venderle algo, sino porque recuerda que estás en un espacio público donde, aunque parezca contradictorio, los valores son activos invaluables. Confianza, veracidad y honestidad, serán las mejores cartas de presentación para que tus objetivos comerciales se cumplan. Así que ya lo sabes, contenido de calidad para el visitante de lujo. El blog te permite ofrecer eso para ganar confianza y credibilidad, el resto verás que llega casi solo.

Pin It on Pinterest