Seleccionar página

Al hablar de una auditoría SEO, o auditoría del posicionamiento orgánico de tu web, hay que tomar en cuenta bastantes parámetros. El hecho de que estés o no en los primeros lugares de los buscadores depende de elementos visibles para todos y otros que actúan tras bambalinas. Incluso habría que decir que el estar en los primeros lugares no es necesariamente garantía de que las cosas están bien realizadas. Google y sus arañas han avanzado tanto que pueden entender bien de qué va tu web y valorarla incluso si no es perfecta. El riesgo que alguna de sus imperfecciones te lleve a una penalización. De aquí que una auditoría SEO siempre sea importante.

La línea de este espacio nos lleva a pensar en el SEO como un diálogo constante tanto con las arañas de los buscadores a través del código de programación como con los usuarios. Aquí y allá escuchamos de la importancia de la experiencia de usuario. Esto nos habla de la necesidad de mantener una web viva, es decir, adaptándose a las necesidades y demandas de tu auditorio. Esta es otra razón para realizar una auditoría SEO con cierta periodicidad. Es una manera de asegurarte que estás comunicando de manera correcta con tus clientes potenciales y con los buscadores. Además de que una buena auditoría SEO puede permitirte descubrir, entre otras cosa, cómo te están encontrando de verdad tus clientes. Pero revisemos algunos puntos esenciales a tener en cuenta.

Contenidos coherentes y el fenómeno del canibalismo

Uno de los elementos más importantes que debes cuidar es el de la coherencia de tus contenidos. El clickbait puede llevarte a una penalización, lo sabemos bien, pero hay cosas mucho más sutiles que debes tener en cuenta. ¿Tus títulos de verdad corresponden con el contenido que ofreces? Y no solamente estamos hablando de los títulos en artículos de blog. Cada página tiene una serie de metaetiquetas que hacen de título y descripción de lo que, en teoría, hay en ellas. Si no existe coherencia entre estos elementos puedes tener problemas para posicionar y estar en la mira para las temidas penalizaciones. Está claro que tú tienes control sobre lo que escribes sobre tus productos o servicios, pero si no controlas mucho cómo cambiar metaetiquetas y la estructura de tus URLs mejor realiza una auditoría SEO y analiza la coherencia.

Habla siempre de lo que te diferencia y busca la coherencia en los contenidos. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Claro que siempre hay errores sin mala intención. Hay quien incluye palabras clave en títulos y descripciones pensando en atraer usuarios aunque pierde de vista lo que realmente importa: hablar de los factores diferenciales propios. Uno de los ejemplos más claros está con el adjetivo “barato”. Evita usarlo si no estás seguro de que tu producto o servicio está realmente en un rango de precio que pueda ser considerado como tal. Quizá tu producto no es del todo barato, pero ofrece resistencia o una garantía más amplia. Esto puede ser una mejor cadena de búsqueda que, además, te lleve a generar mejores contenidos. Pero ojo, cuando tenemos un buen contenido se suele cometer el error de querer usar una y otra vez esa misma fórmula. Si no diversificamos corremos el riesgo de que las derivaciones de lo que hicimos bien opaquen ese buen punto inicial. Cuidado con el contenido canibal y con el contenido duplicado.

Arquitectura, enlaces y surrealismo 2.0

Una de las cosas que nos encontramos todos los días es que el diseño web no sigue una buena arquitectura especialmente cuando hablamos de enlaces tanto internos como externos. En este caso hablemos de los internos. Invertir tiempo en pensar cómo se van a conectar los elementos que contiene tu web es una de las mejores cosas que puedes hacer. ¿Cuál es el camino más natural para presentar la información? - tuitéalo     Esta pregunta puede ser clave para ir dando forma a los enlaces y evitar redundancias. Una vez que sabes cómo quieres presentar la información podrás determinar de mejor manera los enlaces internos. Puede que descubras entonces que hay elementos que quedan sin enlaces, por lo que tendrás que decidir si es información relevante para incluir un enlace o si puedes prescindir de ella.

Piensa en la estructura del contenido antes que en lo estético. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Una auditoría SEO te puede mostrar cómo es tu estructura de enlaces internos. Te sorprendería saber lo frecuente que es encontrar que la página que más enlaces recibe no es la que más te interesa posicionar. Suele suceder que se está tan orgulloso de la propia historia que en cada oportunidad se incluyen enlaces a la página que habla sobre la empresa. Esto no está mal en principio, pero hay que tomar en cuenta que quitamos fuerza a la página de servicios o productos que es la que en realidad nos interesa que esté bien arropada. Se llega a estos problemas por la preeminencia que damos a lo visual. En SEO no todo se ve, como ya hemos dicho. Así que mejor hacer un esfuerzo por poner el contenido en orden sobre una simple hoja de papel antes de querer verlo en la pantalla. El mapa será la hoja, no el lindo diseño que puede deslumbrar sacrificando una arquitectura que de verdad se sostenga.

Auditoría SEO: un mapa para la mejora constante

Cuando realices una auditoría SEO tienes que saber que habrá muchos elementos más bien técnicos en ella en los que puedes perderte. Velocidad del sitio, sitemap, errores 404, problemas de código, optimización para diversos dispositivos, redirecciones, entre otros. La recomendación es que puedas constatar que toda esa información técnica puede ser resuelta por verdaderos especialistas. Dejando estos elementos en buenas manos puedes centrarte en lo que más importa para tu negocio en la red: lo que comunicas a tus clientes. Si antes de lanzarte a la aventura digital no se realizó un trabajo de planeación de contenidos y su estructura la auditoría debería ayudarte a dar los primeros pasos en esa dirección. Además, puede marcar la pauta para una mejora constante.

Una buena auditoría SEO te marca el camino para la mejora sin que tengas que ser un experto en informática. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Encontrar los contenidos duplicados y las inconsistencias en la coherencia entre contenido y palabras clave supone unas tareas derivadas. La más importante de ellas es la investigación de palabras clave que te lleve a encontrar tanto el punto donde más te conviene concentrar los esfuerzos como una lista de ideas para generar contenidos. Pero si algo quiero que te lleves de este texto es que lo esencial está en que al hacer una auditoría SEO no debes desesperar con el diálogo informático con las arañas de los buscadores ni enfocarte demasiado en la parte gráfica y visible de tu web. El trabajo de SEO se comienza a hacer sobre las rodillas, a veces con un boli y una libreta. Saber qué quieres decir es el primer paso para optimizar esa parte de la web que quizá no es la que se ve primero, pero es a donde quieres que todos lleguen. Si la auditoría te pone en esta dirección es que diste en el blanco.

 

Pin It on Pinterest