Seleccionar página

Ya Tolkien supo mostrar de excelente manera cómo una caminata puede convertirse en una gran aventura. Paso a paso los caminos se van forjando, la veredas se dibujan con nuestro andar que marca una ruta en amplio campo de la posibilidad. En lo personal llevo un caminar más bien errante, pero ya la historia de The lunchbox nos hacía ver que a veces el tren equivocado te lleva a la estación correcta. Así que mi azarosa aventura me llevó a un rincón de la red donde la conversación es una auténtica reina, además de ser una realmente benévola y dadivosa: la comunidad Blogramé.

Las siguientes líneas están dedicadas a dos cosas: intentar mostrar los elementos que hay que considerar para el alcance de una acción social en el mundo 2.0 y rendir tributo a la conversación con mis queridos amigos de la comunidad. Ya verás que al final del texto estas dos líneas te dejarán de parecer distintas, es decir, que podrás ver claramente el punto de conexión entre una campaña en redes sociales y un gesto amable. Sirva esto para marcar desde ahora una pregunta fundamental: ¿quién dijo que las acciones sociales tenían que renunciar a su dimensión humana para subordinarse a la ganancia mercantil? El gran esfuerzo está en que estas dos dimensiones se den la mano sin que ello implique un pérdida para alguna de las partes.

Cuando Aquiles alcanzó a la tortuga

En la parte baja de la bota italiana hay una región donde se forjó una de las escuelas de pensamiento más potentes de la historia antigua: la Escuela Eleática con Parménides y Zenón como dos de sus figuras centrales. El último de ellos elaboró una serie de paradojas o aporías jugando con tres elementos fundamentales, a saber, el espacio, el tiempo y el movimiento. Una de las más famosas tiene que ver con la hipotética carrera entre Aquiles y la tortuga. A ese al que llamaban “el de los pies ligeros” se siente tan confiado que otorga una ventaja considerable a la tortuga y entonces arranca. Zenón plantea que para alcanzarla deberá recorrer la distancia desde el punto inicial al punto donde se encuentra la tortuga, pero para ese momento la tortuga habría avanzado ya otro tramo. Aquiles se vería obligado a repetir la operación y la tortuga habría avanzado de nuevo y así infinitamente. El argumento dice que en realidad Aquiles nunca podrá alcanzar a su rival.

Una paradoja es como entrar en un laberinto sin salida. Evítalo en tus mediciones. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Parece una tontería, pero muestra muy bien cómo un argumento puede disociarse de la realidad y tener una apariencia de verdad. Pensarás que es más que suficiente con ver el resultado de la carrera para demostrar la falsedad empírica y tienes toda la razón. La verdad lógica, por otra parte, no fue tan sencilla y planteó verdaderos dilemas con respecto al mundo. A grandes rasgos te diré que la solución a la paradoja está en que si se toma como referencia de llegada el punto donde está la tortuga en el momento en el que Aquiles inicia la carrera, habrás caído en la trampa. El verdadero punto de referencia es aquel donde Aquiles alcanza a la tortuga. Es ente este y el punto de inicio donde se puede realizar una infinita división de distancias que, no obstante, tiene como resultado un número finito.

Ya, lo sé, yo también me he mareado un poco. Pero he querido entrar en este terreno para destacar un elemento fundamental al momento de medir el alcance de las acciones sociales: define muy bien los puntos de referencia en términos de espacio, tiempo y movimiento. - tuitéalo     Vamos a ponerle otro nombre para salir del pantano de Zenón. Cuando te planteas una campaña de social media o cuando te quieren vender algo similar, es necesario responder a tres preguntas básicas:

  • ¿Dónde se va a realizar la campaña?
  • ¿Durante cuánto tiempo?
  • ¿Qué acciones específicas se van a implementar para generar el movimiento?

Esto permitirá tener muy claro si los resultados esperados se obtienen o no y si es posible atribuirlos a la acción concreta. Si no lo tienes claro será muy fácil caer en paradojas como la de Zenón a la que ahora le pongo un nombre claro: engaños. No permitas que te pongan a perseguir una tortuga que se escapa continuamente - tuitéalo    : define con claridad los puntos de referencia y alcanza tus objetivos.

La acción se traduce en movimiento

Con estas primeras líneas espero que la noción de alcance vaya quedando clara. Alcanzar no es perseguir, sino llegar a un punto. - tuitéalo     Ahora bien, esto no significa que ese punto sea el final del camino. Hay que distinguir claramente entre metas parciales y el grand finale. El último será, como en la solución de la paradoja de Zenón, un resultado finito ante la suma de infinitas acciones. Con esto quiero decir que tu plan de viaje o plan de social media puede tener un conjunto de acciones determinadas, pero que seguramente en el camino habrá que hacer ajustes. Lo importante será, por tanto, poder corroborar que cada acción se traduce en movimiento y cuál es la posición que se tiene con respecto al punto de llegada esperado. Dos cosas a evitar: la ilusión del movimiento cuando en realidad estás en el mismo sitio (ausencia de acción) y andar en círculos con pequeños cambios de escenario (ciclos viciosos).

La acción social tienen un componente azaroso que no debe asustarte. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Embarcarse en la aventura del social media puede llevarte a subir más de una vez en el tren equivocado, pero no te preocupes que lo importante es llegar a la estación correcta. El plan se compone precisamente por un conjunto de acciones con carácter social dirigidas, al menos en parte, a las redes sociales. Una acción social tiene siempre este componente azaroso, así que no te asustes. Si tienes las coordenadas bien definidas siempre podrás realizar las correcciones pertinentes para volver a estar en la línea esperada. Por eso es muy importante que tengas las referencias de espacio, tiempo y movimiento muy claras. Lo mismo vale para tu equipo de trabajo, tus clientes o para aquellos a quienes les has pagado por un trabajo de este tipo. El entramado social está impregnado por el aroma de la libertad y, por ello, puede resultar impredecible. Pero eso no significa que el movimiento se detenga ni que pierdas el rumbo de tal manera que no seas capaz de decir dónde estás. No pierdas de vista tus puntos de referencia por más que las circunstancias intenten marearte. - tuitéalo    

El aleteo de las mariposas

Cambiamos de frente para cerrar el artículo. Es hora de viajar a Oriente para escuchar un proverbio chino: “El aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo”. Tres cosas a resaltar de esta sencilla frase o, mejor, tres lecciones por aprender. La primera refiere a la humildad. Todo el esfuerzo que hacemos con nuestras acciones sociales tiene las dimensiones de un aleteo de mariposa. ¿Cuántas veces mueve sus alas para avanzar unos cuantos metros? ¿Qué emociones transmite su aleteo estático al posarse sobre un punto de reposo? Eso que nos cuesta tanto esfuerzo, esas horas y horas de trabajo son nuestras alas que se baten una y otra vez para generar el movimiento necesario para llegar a la meta. Así de pequeño, pero también así de majestuoso. No pierdas nunca tu condición de humilde mariposa que vuela hacia su destino. - tuitéalo    

La segunda lección puede resultar paradójica: el aleteo de una mariposa puede cambiar al mundo. Esta es la esencia de lo que se conoce como el efecto mariposa dentro de la denominada teoría del caos. Las más pequeñas variaciones pueden generar cambios radicales en el futuro. Es imposible saber el efecto final del sutil movimiento de las alas de una mariposa. Bien puede llegar a repercutir en el otro lado del mundo, más allá del tiempo imaginado. Así, no hay que subestimar nunca sus esfuerzos: no confundas lo pequeño con lo insignificante. - tuitéalo     Esto es algo cercano a lo que mi buen amigo Jerby entiende por activismo sutil. Pequeñas acciones, pequeños esfuerzos que suman para generar grandes cambios. Si el aleteo de una mariposa puede cambiar al mundo, imagina lo que pasaría si todos aleteamos en la misma dirección.

Humildad, empoderamiento y conexión: las tres dimensiones del aleteo. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

¿Qué tiene que ver esto con las acciones sociales tal y como las hemos tratado aquí? Muy sencillo: te estoy invitando a ser consciente del poder de esas acciones. Te invito, además, a que dentro de ellas incluyas un espacio para hacerle un guiño a la humanidad. Tus propias metas son importantes, pero no te olvides de aquellas que son comunes al colectivo donde te desarrollas y a este planeta que nos permite estar aquí. Esta es la tercera lección: el aleteo de una mariposa puede cambiar al mundo porque todo está conectado. Mantén presente esta idea y no desaproveches las oportunidades para que tus acciones sumen al esfuerzo por un mejor espacio tanto en las redes como en la vida más allá de ellas. Un humilde acto puede cambiar mucho las cosas. El primero de ellos es guiarte por valores en tu hacer profesional, es así de sencillo y sutil. Un paso pequeño, pero de consecuencias incalculables. Esa es la magia del entramado social y el poder de las acciones que suceden dentro de él.

Pin It on Pinterest