Seleccionar página

El Mobile World Congress de este año deja una perspectiva muy clara: estamos en la era del selfie. Pero no hay que engañarse, la historia del autorretrato no es para nada novedosa. Privilegio de ricos y poderosos en el mundo antiguo o ejercicio artístico de máxima exigencia. Inmortalizar el rostro, el propio rostro, traducirlo a imagen en pintura, escultura, fotografía o incluso texto, es una actividad en la que la humanidad se ha especializado. La fascinación que ejerce el espejo y, con él, la constatación de que somos algo más que nuestra habitual mirada, seguirá siendo objeto de representación por cualquier medio del que dispongamos.

Este secreto placer por la autocontemplación, el punto de quiebre en la historia de Narciso, se refleja en el hacer de lo humano una y otra vez. La tecnología, por supuesto, no podía ser la excepción. Las distintas marcas se esmeran en resaltar su capacidad para satisfacer este anhelo al mostrar los dispositivos con los que apuestan por ocupar un lugar en el mercado móvil. De hecho, no es que hayamos visto grandes novedades. No hay una innovación que resalte, más bien asistimos a un punto donde la corriente se tranquiliza y se puede ver claramente el sentido en el que las cosas avanzan.

Samsung, el selfie imposible de Apple

No es ningún secreto que Samsung pasa por un momento complicado. Su Galaxy S5 no fue ni remotamente lo que se esperaba. De ahí la importancia de volver con fuerza en este Mobile World Congress donde su presencia sí que se ha dejado sentir. Ha sido, sin duda, el gran protagonista del evento. Lo curioso es que su Galaxy S6 tiene grandes parecidos con el eterno rival: el iPhone. - tuitéalo     La versión Edge, con las curvas en la pantalla, es la que aporta el elemento diferencial más importante en lo que a diseño se refiere. Pero en líneas generales hay más de un detalle donde su competidor es una clara inspiración.

Con su #GalaxyS6 Samsung hizo el selfie imposible de Apple. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Para decirlo en términos de la tendencia de este MWC, Samsung hizo el selfie imposible de Apple. El S6 es el resultado de pasar la imagen del iPhone por una aplicación que mejora el producto final. Con su dispositivo Samsung hace lo que la marca de la manzana no puede hacer por respetar el marco que ella misma se ha puesto con su sistema cerrado. Da un lavado de cara a su capa de personalización de Android e incorpora elementos interesantes para aprovechar la curvatura de la pantalla. Así, toma uno de los mejores aspectos de su rival y se propone mejorar todo lo que pueda ser mejorado para volver a la batalla del mercado. Narciso se mira en el reflejo del agua y descubre que su belleza puede recibir unos cuantos retoques. Aunque tengo que decirlo: la versión Edge es un dispositivo muy bonito, con grandes acabados y un rendimiento prometedor. Sin duda el móvil estrella del evento.

El estanque en el que la tecnología se mira

Podemos decir que hemos encontrado un estándar: dispositivos con cámaras traseras de 13 megapíxeles y 5 para la camara frontal que, además, incluye variantes para lograr una mejor selfie. Esta es la línea base, el mínimo indispensable sobre el que se añaden o se quitan cosas. Algunos apostando por plásticos para la construcción, otros por metal y algunos más con el cristal. Líneas curvas o diseños más cuadrados, amplia gama de colores o una apuesta un poco más sobria. Las variaciones en lo diseños ya tampoco sorprenden a nadie. Alcatel  con su Idol 3 es de los pocos que puedo decir que me ha llamado la atención con su apuesta por un mejor sonido y algunas propuestas interesantes en el dispositivo.

Ya que hablamos de Alcatel, esta marca ha sido, junto con LG, Huawei y Asus, de las pocas que han presentado un reloj inteligente. La tendencia de los wearables que vimos hace un año parece haber detenido un poco su embestida. Es verdad que lo habitual entre los asistentes es que lleven algún dispositivo en la muñeca, pero lo cierto es que por parte de los fabricantes no hemos visto ningún paso adelante en este sentido. El torrente tecnológico ha generado un estanque donde ahora todos se miran. Las marcas y fabricantes contemplan las ideas generadas y trabajan con ellas para ofrecer sus productos, pero, insisto, no se ve quién dé un paso adelante para salir del embelesamiento y marcar una línea hacia el futuro.

La tecnología se contempla a sí misma en el estanque de sus bellas creaciones. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Así pues, se nos va este Mobile World Congress constatando que la bella tecnología, la que tanto orgullo genera en la humanidad, se regodea contemplándose en el espejo de sus propias creaciones. La humanidad lo hace palpable con imágenes de autorretratos. Ahí donde hay una selfie se asume que hay un móvil y una conexión al mundo. - tuitéalo     Lo humano dice presente, entonces, en cada rincón del mundo y con él va también su nuevo juguete tecnológico. Las marcas se miran en este espejo y, sin reconocerlo abiertamente, se van pareciendo mucho más unas con otras. La uniformidad, por tanto, es la gran tendencia que se puede destacar. Ya veremos si este nuevo Narciso logra romper el encanto o si termina repitiendo la historia ahogándose en el estanque que él mismo ha creado.

Pin It on Pinterest