Seleccionar página

Mientras Apple vive horas bajas con su nuevo iPhone y los errores en las actualizaciones de iOS 8, BlackBerry hizo una discreta presentación de su nuevo dispositivo: Passport. Uno que no destaca precisamente por su atractivo diseño, pero que parece estar teniendo un desempeño bastante decente en el mercado. El CEO de la compañía, John Chen, reportaba hace unos días unas cifras esperanzadoras: 200,000 pedidos y las unidades agotadas tanto en la propia página de BlackBerry como en Amazon. Un poco de ánimo para una empresa que lleva ya varios años luchando por mantenerse en el panorama de la telefonía móvil. Su estrategia es digna de considerar en el momento en el que el gigante del mercado parece tropezar.

Como ya te digo, el BlackBerry Passport es un dispositivo que no es precisamente el más bello del mundo. Con un diseño cuadrado y un teclado físico, no se parece en nada a la línea que están siguiendo el resto de los fabricantes. Pero, ¿no es esto precisamente en lo que consiste la innovación?  Quizá no llegue a tanto, pero lo que sí queda claro es que BlackBerry ha abandonado la idea de competir en el terreno donde el iPhone y los dispositivos Android llevan la delantera. Una decisión inteligente, pues el Z10 no fue lo que la compañía esperaba a pesar de que no tuvo un mal desempeño en ventas. La opinión general fue contundente: un buen dispositivo que llegó demasiado tarde. De aquí que Chen llegara en noviembre de 2013 para encabezar los cambios de la compañía materializados en ésta que es su primera apuesta.

Volviendo a las bases

El teclado físico fue un factor diferencial de BlackBerry durante mucho tiempo. La experiencia de escritura sigue siendo inigualable en relación a lo que ofrecen las pantallas táctiles, pero se confió demasiado en este elemento ante la avalancha de aplicaciones que hicieron de iOS y Android productos mucho más completos. El desenlace es conocido por todos. Un tardío intento de reacción ante la pérdida masiva de usuarios llevó a la compañía a una severa crisis de la que hoy intentan salir volviendo a sus raíces, es decir, apostando por la experiencia de escritura de un teclado físico que, además, está acompañado por una gran pantalla pensada para la edición de documentos.

El teclado físico vuelve a la línea de diseño de BlackBerry. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

La idea es realmente simple: los usuarios fieles a la marca son aquellos que requieren de un teléfono inteligente que les ayude en su productividad, así que hay que brindarles el mejor dispositivo para ello. Eso significa optimizar la redacción y edición de documentos, correos electrónicos y demás tareas de oficina desde un teléfono que cabe en tu bolsillo. Todas las energías parecen haberse puesto en este punto teniendo en cuenta a sus principales usuarios. Se han olvidado de una competencia frontal para hacerse más fuertes en lo que sabían hacer bastante bien. No se comerán el mercado, pero sí mantendrán a su público muy contento y esto, como bien sabía Steve Jobs, es algo fundamental. Chen parece estar siguiendo el principio que llevó a Apple a la cumbre centrándose en la experiencia de usuario. Claro que en este caso no será para darle un giro al mercado entero, sino para mantener viva su compañía.

Pros y contras de BlackBerry Passport

Las tareas de alguien que requiere de un dispositivo para mejorar su productividad en labores de oficina requieren de una interfaz que permita una escritura rápida y precisa. De aquí que la principal herramienta del BlackBerry Passport esté en esa reinvención de su emblemático teclado. Mismo que intenta reunir lo mejor de los dos mundos: dos hileras para el teclado QWERTY con opciones adicionales (como la puntuación) que aparecen en una franja de la pantalla táctil por encima del teclado físico. Este último también es sensible a los gestos, de manera que un movimiento del dedo hacia arriba sirve para seleccionar una de las palabras que sugiere la función de predicción y un gesto hacia la izquierda borra la última palabra escrita.

Con el Passport el teclado se reinventa, mientras la pantalla hace una apuesta algo arriesgada. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Otra de las funciones peculiares es que al querer posicionar el cursor el teclado entero se transforma en un touchpad para llevarlo justo a donde quieres. Algo ideal para quienes tenemos las manos un poco grandes y no tan precisas en su relación con las pantallas táctiles. Ya que hablamos de pantallas, ésta es algo también peculiar del BlackBerry Passport. Su diseño cuadrado con 4,5 pulgadas, 1,440×1,440 de resolución y 453 pixeles por pulgada, son una apuesta bastante arriesgada que se inclina por brindar una mejor experiencia de lectura sacrificando la comodidad para hacer uso del dispositivo con una sola mano. En otras palabras, la pantalla es capaz de mostrar 60 caracteres por línea gracias al ancho con el que cuenta y tiene una muy buena calidad de imagen, pero su forma cuadrada le hace de difícil manejo en una sola mano.

Claro que el punto más flaco de BlackBerry sigue estando en el terreno de las aplicaciones. El sistema operativo OS 10.3 está integrado con Amazon apps (además, por supuesto, de las aplicaciones nativas de la compañía), pero ni así se logran cubrir importantes ausencias encabezadas por las aplicaciones oficiales de Google. Claro que esto podría pasar a segundo plano si consideramos lo dicho anteriormente: su objetivo no está en el consumidor de aplicaciones sino en quien busca un dispositivo que le ayude en la productividad. Elemento donde también hay que considerar el que su batería de 3,450 mAh promete 30 horas de vida. Sin duda algo fundamental para cualquiera en nuestros días.

El pasaporte de regreso

John Chen está haciendo, a mi juicio, una apuesta sumamente inteligente. Se trata de no perder más usuarios y poco a poco recuperar la atención de aquellos que se han ido. Seguimos estando frente a una competencia bastante desequilibrada y el Passport no está pensado para cerrar esa brecha. BlackBerry se concentra en un mercado donde el competidor mejor posicionado es el iPhone, es decir, en personas que tienen en el móvil una inseparable herramienta de la empresa. De aquí que los recientes problemas de Apple sean una oportunidad para posicionar su propuesta como una alternativa segura y muy completa. El siguiente paso, según ha insinuado el propio Chen, podría estar en el territorio de los phablets. Paso lógico para quien busca centrarse en usuarios preocupados por la productividad. Ya veremos si este dispositivo es realmente el pasaporte de regreso para la compañía.

Pin It on Pinterest