Seleccionar página

Después de un tiempo de andar por los caminos de la red puedes percatarte de que, como dice la sabiduría popular, el león no es como lo pintan. Un negocio en Internet es una verdadera quimera. Me explico: se generan muchas fantasías sobre esta carretera de la información que deforman completamente lo que es y puede ser de verdad un negocio con futuro. Tener esperanzas y expectativas no es el problema, sino, me parece, la relación entre tres factores fundamentales, a saber, las expectativas, el tiempo en que se espera cumplirlas y la cantidad de esfuerzo y recursos que se han de invertir para conseguirlo.

Así que si estás pensando en un negocio en Internet te invito a repasar estas preguntas que seguramente te resultarán familiares. Sobre todo pensando en el caso de quien ya tiene un negocio fuera de la red y piensa en ella como una manera de conseguir más y mejores resultados. Este es precisamente uno de los elementos más peligrosos. Internet es una plataforma que tiene ya nichos muy desarrollados. - tuitéalo     Así que antes de dar cualquier paso habría que detenerse a revisar qué es lo que responde mejor a las características de la red para medir bien hasta dónde puede ajustarse tu negocio a ella. Pero vamos paso a paso.

¿Puedo vender cualquier cosa en Internet?

Sí y no. En términos prácticos cualquier cosa puede ser vendida en la red. El problema está en considerar si tienes los medios para fabricar y/o distribuir aquello que pretendes vender. Un negocio en Internet que tiene en su horizonte la economía colaborativa o el modelo P2P tiene más posibilidades de encontrar el éxito que aquel que tiene un producto maravilloso pero que se iría a la quiebra al momento de querer hacerlo llegar a sus usuarios en su domicilio. La red ofrece contactos y con ellos la posibilidad de conocer a personas cercanas dispuestas al intercambio de servicios o a la compra. Esta es una característica que se puede aprovechar si se tiene el esquema de negocio correcto. Así que puedes vender cualquier cosa en Internet, pero no de cualquier manera. Piensa tu modelo de negocio y acércalo a los modelos de éxito comprobado pensando muy bien en la distribución.

En Internet se vende cualquier cosa, pero no de cualquier modo. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Hay otro tipo de elementos de éxito probado para un negocio en Internet: ebooks y cursos de formación online, el marketing de afiliación, el software especializado y aplicaciones o la venta de espacios publicitarios, por ejemplo. Como en el mundo offline la red te ofrece espacios privilegiados que sería mejor conocer a fondo antes de decidir qué es lo que quieres vender en Internet y cómo vas a hacerlo. Busca casos de éxito y estudia un poco su historia. Este te ayudará a saber mejor cómo puedes poner la red a tu servicio antes de terminar generando un espacio poco productivo y que te demandará mucho tiempo.

¿Cualquiera puede iniciar un negocio en Internet?

La respuesta es la misma que antes: sí y no. En este caso el sí es muy evidente: Internet es una plataforma abierta a todos, por lo que en este sentido no hay límite alguno. La cosa cambia cuando pensamos en lo que hay que tener para poder iniciar de buena manera un negocio en Internet. Para ello habría que contemplar en primer término las competencias necesarias que son de dos tipos: conocimientos del mundo de los negocios y conocimientos técnicos en la red. Es verdad que hoy en día hay muchas plataformas que te ofrecen una fácil y rápida configuración de tu propia web o tienda online, pero cuidado porque el diablo se esconde en los detalles. Piensa que el primer sí que hemos dado aquí tiene una consecuencia muy clara: hay muchos, muchos, muchos que están entrando en la red. ¿Haz pensado qué te va a distinguir de ellos?

Si cualquiera puede abrir un negocio en Internet hay que pensar bien cómo diferenciarse. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Sin duda que cuando pensamos en este tipo de elementos hay que saber que tenemos que tener una identidad digital adecuada. Pero también tienes que pensar que quien tenga los mejores medios técnicos llevará una ventaja. Internet es inmenso y siempre habrá un público para todo y para todos, pero eso no quita que los problemas de optimización de tu página o tienda online puedan terminar por hacerte perder a esos clientes potenciales que prefieren al pequeño fabricante antes que a las grandes empresas. Esto nos lleva a responder esta pregunta de la siguiente manera: cualquiera que esté dispuesto a diseñar una estrategia digital de negocio e invierta en el desarrollo de una plataforma bien optimizada puede inicias un negocio en Internet. De lo contrario estarás una aventura donde podrá haber días muy buenos y días muy, muy malos.

¿Qué tan diferente puede ser llevar un negocio en Internet que uno offline?

Para responder a esta pregunta voy a recordar un viejo chiste. Trata de la conversación entre dos pescados donde uno le dice al otro: ¡Ey! ¿Qué tal? ¿Cómo está el agua? El otro completamente asustado responde: ¡¿Cuál agua?! Sirva esto como imagen de lo difícil que es ser conscientes del medio en el que nos desarrollamos. Internet es parte de nuestra vida, pero no por eso deja de tener sus propias reglas. Es un medio diferente, así que la respuesta es clara: sí, hay que pensar de manera diferenciada la estrategia online y la offline. Aunque añadiendo siempre que se trata de dimensiones distintas pero que deben ir en perfecta sincronía. Para ilustrar un poco la idea habría que pensar en lo siguiente: ¿puede un restaurante aumentar en un 200% su capacidad de acogida de comensales de un día para otro? No hace falta responder.

No es igual lo online que lo offline, pero deben ir siempre de la mano. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Imagina que comienzas a implementar una estrategia en redes sociales que funciona de maravilla, pero calculaste el impacto a partir del mejor día que tuviste repartiendo publicidad por las calles. El resultado puede ser catastrófico al verte completamente desbordado por la respuesta. El alcance de la red es inconmensurable en relación a otros medios. Una respuesta viral a una campaña puede convertirse en tu tumba si no cuentas con los medios para atender a la sorpresiva demanda. Así que lo primero es conocer muy bien tus capacidades de crecimiento y luego emplear las herramientas de la red para dar un paso hacia el negocio en Internet. Siempre con mesura que ya habrá tiempo de decidir si la red es una plataforma para darte visibilidad y poco más o si puede convertirse en el core de tu negocio. La recomendación, por tanto, es saber que son dos terrenos muy diferentes, así que prepárate para salir del agua y entrar en un medio que debes dominar poco a poco y llevarlo de la mano para no perder el equilibrio.

Pero, ¿qué no todo es más barato y rápido en Internet?

Quiero terminar estas preguntas con esta que es un verdadero dolor de cabeza. La respuesta es muy clara: no. La velocidad de conexión, de carga de una página o de la respuesta en un chat no es directamente proporcional a la construcción de un negocio en Internet. De hecho habría que decirlo muy claro que en la misma palabra está ya dicho todo: primero hay que generar un negocio para después llevarlo a Internet. Esto implica que se debe partir siempre de un buen análisis de todos los elementos que participan en la creación de un negocio de éxito. Dicho esto debería quedar claro entonces que por más rápido que se mueva la información en la red hay que pasar primero por un ejercicio que lleva tiempo generando un esquema de negocio sostenible, bien definido y con futuro.

Es un error confundir la velocidad de Internet con la velocidad de crecimiento de tu negocio. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Este tiempo es ya una inversión y hay que estar dispuestos a pagarla. Sin ella se puede dar un salto precipitado y generar muchos gastos inútiles. No me extraña que exista tanta gente desconfiada de las agencias de marketing online que ofrecen precios de locura aprovechando la idea de la velocidad y luego llenan de pequeñas sorpresas adicionales los presupuestos finales para poder conseguir los resultados prometidos. Pero comienza por cambiar tu propia mentalidad. Lo que tienes que construir es un negocio en el que, como siempre, habrá una importante inversión inicial, pero que debe tener fases muy claras para llegar a reducir costes poco a poco y aumentar los beneficios. Tienes que saber que cualquier posicionamiento en buscadores que se consiga en menos de 6 meses está sostenido con alfileres. Planifica como mínimo a un año para comenzar a generar algunos beneficios. Es el ciclo de todo negocio, Internet es una herramienta más para ayudarlo a crecer.

Claro que siempre existe la posibilidad de dar con una idea genial, con un nicho no explorado, es decir, con una mina de oro. Pero eso es tanto como apostar por ganar la lotería como modelo de negocio. Es tan válido como cualquier otro, así que tiene también sus costos: tendrás que invertir en ese billete sin recibir nada a cambio mientras llega el golpe de suerte. De ahí que muchas veces un negocio en Internet inicia en un ambiente protegido, en una incubadora o vivero de empresas. Algunos llegan a ver la luz al encontrar un modelo de crecimiento sostenible. Otros tantos no. Así que si estás convencido de tener una idea que revolucionará el mercado en la red busca un espacio que te permita desarrollarla con calma. De mi parte no puedo sino desearte todo el éxito del mundo y quedar a tus órdenes para cualquier pregunta o sugerencia que necesites.

Pin It on Pinterest