Seleccionar página

Vamos a revisar tres leyes, tres enunciados que pretenden recuperar y fundar un terreno común para todas y todos aquellos que escribimos en estos espacios de la red, es decir, para todo blog. Entramos así en una fase en un tono completamente de propuesta que más que imponer una forma busca abrir el debate. Quiero hacer énfasis en que el proceso supone una recuperación porque no parto de ideas que sean completamente originales o sacadas de la nada. Se trata más bien de recordar, de volver a entrar en contacto con el corazón de las cosas. Es, en suma, dar un paso atrás para poder seguir adelante con rumbo claro y despejado.

Otra aclaración necesaria está en la razón para hablar de leyes. La ley (lex), en su sentido originario, refiere a convenciones o fórmulas elegidas para realizar un rito. En la ley, por lo tanto, se supone un acuerdo previo para generar un proceder o territorio común entre practicantes. Es este el sentido que pretendo utilizar aquí para hablar de estos tres enunciados para todo blog. Además, se trata más bien de leyes declarativas, esto es, de definiciones que ponen los cimientos para una construcción más amplia o de pautas para seguir adelante con un proceso legislativo. El rito de la escritura de todo blog encuentra aquí sus líneas básicas o puntos de partida.

1. Un blog es la suma de contenidos más comentarios

Ya ves que se trata de algo muy básico, ¿no? Pero esto es fundamental para pasar de la era del marketing a una verdadera era de los contenidos. Lo importante está en saber que estos dos elementos constitutivos de todo blog no contienen de entrada el elemento del mercadeo. La primera ley define los ingredientes sin decir nada con respecto a su uso, dirección o sentido. Es como encontrarse una receta que contiene harina, huevo y mantequilla. Sabemos de qué puede tratarse, pero las posibilidades son muchas y dependerá siempre del cómo se mezclen los elementos. Tenemos aquí el qué pero nada sabemos del para qué.

Un blog es la suma de contenidos más comentarios. #leyesparablogs - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Pero no nos equivoquemos: definir los ingredientes es poner ya un límite a una desbocada libertad. Tenemos que poner un poco de empeño en generar un contenido, pero también dependemos de los otros, de su lectura y de sus comentarios. Todo blog tiene así un sentido comunitario: no es mera reflexión en soliloquio, sino que supone un hablarle a otros que tienen siempre la posibilidad de responder y comentar. La primera ley hace de un blog un espacio de diálogo donde el creador (o creativo) pone en juego sus ideas ante la mirada y comentarios de sus lectores. Pronto veremos que esto tiene una consecuencia fundamental para entender de mejor manera la blogosfera.

2. El contenido de todo blog es conclusión de un diálogo y premisa de otro

En la blogosfera tenemos que abandonar la idea de la creación de la nada. Los blogs sin diálogo, como ya vimos, no se entienden o simplemente son otra cosa. Esto significa que estamos ante espacios de intercambio de ideas y conocimiento que se enriquecen con los comentarios. El crecimiento, el cambio, las variantes, se van dando en función de ese encontrar una idea en un blog y darle una vuelta de tuerca en el propio o plasmar una propuesta alternativa en un comentario. Bien podríamos decir que el contenido de todo blog es un comentario en extenso a una conversación previa. La blogosfera es como un gran jardín donde no podemos dejar de inspirar(nos). - tuitéalo     El olfato dirige su atención a rincones diversos y de ahí comienza el diálogo.

El contenido de todo blog es conclusión de un diálogo y premisa de otro. #leyesparablogs - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

También hay que dejar de lado la muy humana tentación de querer decir la última palabra. Los blogs nos enseñan que siempre hay posibilidad de decir algo más porque no hay mirada total sobre las cosas. Por eso el lector y el comentario son completamente imprescindibles: descubren ángulos que al blogger se le han escapado. La apertura es lo propio de este gran espacio, es su esencia, su aroma y rasgo fundamental. Pero en esto no hay que olvidar que venimos de una primera ley, es decir, que la apertura se construye sobre la base de un esfuerzo por poner en juego ideas a través de contenido y comentarios. En otras palabras, no hay espacio sin el compromiso por generarlo y sostenerlo en esta cordial apertura.

3. El comentario es una libre manifestación de responsabilidad

Uno de los elementos más importantes del comentario es que es completamente libre. Nadie obliga a otro a dejar una muestra de su visita a un blog. Por eso el comentario, como bien lo sabe mi amiga Blogramé, es un auténtico regalo. Pero también es un elemento que muestra el complemento imprescindible de todo ámbito de diálogo: la presencia de otros a través de la respuesta. La ruptura del soliloquio, como ya decíamos, está en esta capacidad de dar respuesta, es decir, del hecho de ser responsables. Libertad y responsabilidad van siempre de la mano si no queremos desvirtuar a la primera. Hacer lo que me venga en gana y no ser capaz de responder por ello es una forma de ser esclavo de mis propios impulsos. Esta es la gran trampa de nuestro tiempo: también se puede ser esclavo de uno mismo.

El comentario es una libre manifestación de responsabilidad. #leyesparablogs - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

El comentario, por lo tanto, es una muestra de una humanidad que es responsable en su libertad. Nos hacemos presentes por medio del libre acto de respuesta que asumimos como propio y que somos capaces de defender, de dar cuenta de ello. El diálogo adquiere aquí su verdadero valor, su puesta en común que, además, da muestra del brillo de lo humano. Es aquí también donde se hace patente que la blogosfera es un blog ella misma: un mundo donde caben muchos mundos, un gran entramado de contenidos en diálogo, un valor de comentar que enriquece el conocimiento de quienes están en ella de manera activa, libre y responsable. Es esta la base desde donde creo que se puede construir una era de los contenidos que no excluya al marketing, pero que sepa siempre que no responde a sus fines y designios. Los blogs son manifestación de humanidad y ésta es diálogo que no se reduce al mercado. - tuitéalo    

Pin It on Pinterest