Seleccionar página

Uno de los conceptos más sonados en el mundo de la tecnología es el de Internet de las cosas. Parece haber una certeza o consenso tácito en torno a que es ahí hacia donde se dirigen los avances. El desarrollo de la conectividad móvil nos ha puesto sobre la mesa la necesidad de estar conectados destacando las ventajas que esto puede tener en términos de comunicación y productividad. El Internet de las cosas implica ir más allá de la conexión entre personas para poner en la red los objetos del mundo. La interacción cotidiana con las cosas que nos rodean aumentada con las posibilidades que brinda Internet.

Ya no nos resulta nada extraño el encontrarnos neveras y otros electrodomésticos conectados a la red para hacernos saber si hace falta algo del supermercado, por ejemplo. La domótica sigue avanzando dejándonos cada vez más cerca de una casa completamente automatizada y controlada a distancia. Pero todavía queda mucho por recorrer y Estimote nos muestra el siguiente paso. Hasta ahora hablamos de la conexión de objetos que tienen acceso a la corriente eléctrica, pero queda fuera todo aquello con los que nos relacionamos que no es un dispositivo electrónico. Para ello plantean un interesante concepto que consiste en darle “ojos” a nuestros móviles para que puedan orientarse siempre ayudando a sacar mayor provecho del entorno con el que estamos interactuando.

El Internet de las cosas y los ojos del móvil

Resulta claro que al hablar del Internet de las cosas no hablamos de convertir cada objeto del mundo en un robot. Se trata más bien de aprovechar los dispositivos que ya tenemos, particularmente el móvil, para conectarnos con el resto de objetos del entorno. El concepto de Estimote es el de acercarnos a las cosas - tuitéalo    , de mantenerlas siempre a la mano gracias a los sensores que nos proponen para ayudar al móvil a saber dónde se encuentra el usuario y el objeto en cuestión. Estamos, por tanto, ante la posibilidad de darle más datos a nuestros teléfonos para ayudarnos a mejorar la interacción con el entorno manteniendo todo conectado.

Estimote nos muestra cómo se hace posible el Internet de las cosas. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Estos ojos del móvil consisten en pequeños sensores inalámbricos que se pueden adherir a cualquier superficie. Funcionan transmitiendo pequeñas señales de radio que los teléfonos inteligentes son capaces de recibir e interpretar para desarrollar una especie de “conciencia” de lo que está sucediendo, algo a lo que la empresa llama conciencia contextual. En otras palabras, se trata de etiquetas inteligentes que pueden ser programadas para transmitir cierto tipo de información a una aplicación móvil que, a su vez, brindará una respuesta determinada. También es una buena manera de generar una base de datos que puede ser aprovechada en distintas circunstancias. El video de presentación que te dejo por aquí abajo da interesantes sugerencias que hacen pensar que la propuesta tiene un futuro más que interesante.

Desde el punto de vista técnico, los sensores cuentan con un procesador ARM, memoria, un módulo Bluetooth, así como sensores de movimiento y temperatura. Hay dos versiones disponibles al momento: los denominados Beacons que tienen una batería más grande y están diseñados para un uso más bien comercial, mientras los Sticker Beacons son pegatinas que buscan convertir los objetos en nearables, que querría decir algo como ‘acercadores’. Estos segundos estarían dedicados al uso personal para interactuar con las cosas del día a día, desde la bicicleta hasta el bolso. Análisis de recorridos o ayuda para localizar los objetos, las posibilidades dependerán más de las necesidades y las ideas de los desarrolladores que ya pueden solicitar su paquete de sensores.

La energía, eterna limitante

El gran tema pendiente, sin duda, es el de la capacidad de la batería. Desde Estimote nos dicen que el estimado de duración de la batería, que no es recargable, es de 3 años o hasta 4 activando opciones de eficiencia energética. Tanto el Internet de las cosas como los wearables, las dos grandes tendencias de la tecnología, se enfrentan al desafío de las baterías como gran límite a ser superado. Si bien el tiempo de duración resulta bastante amplio en este caso, no queda claro lo que supondría esto como consumo en los dispositivos móviles de los que seguimos dependiendo para sacar provecho de los avances que se presentan. Sobre todo porque, aunque se apuesta por Bluetooth de bajo consumo, sabemos que mientras más conexiones mantenemos encendidas menor es el tiempo de duración de la batería.

Las baterías siguen siendo el gran tema pendiente de la tecnología. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Claro que esto no demerita el proyecto que resulta sumamente interesante. Es evidente la utilidad que representan los datos que las empresas pueden obtener, la automatización de algunos procesos para ganar en eficiencia y la comodidad de poder saber dónde están objetos importantes de nuestro día a día, por ejemplo. Esta es una de esas iniciativas que llaman la atención por las posibilidades que abre y lo útil que puede resultar. De esas que nos invitan a dar un vistazo al futuro que ya toca a la puerta para animarnos dejarlo pasar y dándole el rostro que nos parece más conveniente. Al final del día somos nosotros quienes hacemos uso de las herramientas y quienes les dotamos de sentido. Habrá que seguir de cerca la propuesta de Estimote y el devenir del Internet de las cosas. Dale un vistazo al video de la empresa e imagina las posibilidades. ¿Qué uso le darías a estos sensores?

Pin It on Pinterest