Seleccionar página

La semana pasada hablamos de manera más o menos extensa de la importancia del blog en la estrategia de social media. Si todavía no lees el artículo te recomiendo que lo hagas mientras yo voy por un café. ¿Ya está? ¿Tan rápido? Bueno, habrás visto entonces que ahí surgió la idea de hablar de una fórmula que contiene tres pasos: la fórmula ECC. Bien pues estás de suerte porque ahora toca comenzar a desarrollarla para dar mejor forma a la propuesta. Así que amárrate el cinturón, apaga el móvil (bueno, no si estás leyendo esto desde ahí) y ponte lo más cómodo/a posible que vamos a despegar.

Comenzamos por aclararnos un par de palabras para entendernos mejor. ¿Te parece? La primera esa que abre el artículo: fórmula. No quiero caer en esa interminable lista de artículos que prometen revelar los misterios de las cosas para hacerte millonario antes de que termines de leer. La palabra fórmula no refiere a un conjunto de instrucciones para elaborar algo, es decir, no se trata de una receta mágica que si sigues al pie de la letra te dará siempre el mismo resultado. Al hablar de fórmula, entonces, lo que destaco es una manera breve de expresar una gran cantidad de información o, en otras palabras, una representación simbólica que ayuda a captar de un golpe de vista todo un contenido. Es un poco como en álgebra donde se obtiene la forma de una operación sin que ésta tenga un contenido numérico concreto. Pero para mayor claridad podemos quedarnos con el primer sentido que aparece en el diccionario: medio práctico propuesto para resolver un asunto controvertido o ejecutar algo difícil.

Enganchar es el primer paso para el desarrollo de una campaña en social media. #ECC - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Claro que aquí lo controvertido no aplica (al menos en apariencia), por lo que nos quedaremos con el elemento de la complejidad o dificultad. Así, lo que te propongo es expresar de manera sintética una propuesta práctica para resolver un asunto complejo: el desarrollo de una campaña en social media para tu marca personal o negocio. La primera de las acciones que te interesa realizar es la de enganchar, lo que nos lleva a la segunda palabra en la que tenemos que detenernos. Es sumamente importante para esta propuesta que no te dejes llevar por la imagen que seguramente se genera con una  palabra así. No se trata de lanzar carnada a un mar lleno de peces hambrientos. Lo digo de nuevo pero con otras palabras: en las redes sociales se trata de conversar con personas con las que puedes tener una relación de mutua cooperación y compromiso. ¿No voy a conseguir clientes? Sí, por supuesto. Puedes proponerte el objetivo que quieras, puedes hasta encontrar al amor de tu vida si eso es lo que te inquieta, pero el primer error que vas a cometer es el de dejarte nublar por la meta olvidándote de que llegas a un espacio público donde lo correcto es conversar.

Imagina que vas de viaje a la ciudad de tus sueños. ¿Ya lo tienes? Vamos, que imaginar es gratis y además muy divertido. ¿Ya estás ahí? ¡Excelente elección! ¿Qué es lo primero que quieres visitar? Interesante, me encantaría acompañarte pero antes detente un poco y piensa cómo se generó tu interés en ese sitio. Seguramente detrás de ese sueño hay una o más personas que te han compartido información, imágenes o quizá un libro o una película te han llevado hasta ahí. Lo único seguro es que te enganchaste a ese sueño por una conversación directa (tu círculo cercano) o indirecta (el caso de la película por ejemplo). Bien, pues si pudiera recoger las respuestas mentales que me estás dando sabría algo de tus intereses y eso me ayudaría a interactuar mejor contigo. ¿Me sigues? Bueno, pues ahora te sigo yo que ya me he entusiasmado también con la visita. Claro que para eso tenemos que saber llegar y para eso nada mejor que preguntar. La conversación, siempre la conversación antes que obsesionarse con la conversión.

No te obsesiones con la conversión, mejor enriquece la conversación. #ECC - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Con esto he querido mostrarte de manera práctica (sí, la imaginación es una práctica también y una muy necesaria) lo importante que es conversar con las personas que se encuentran en ese espacio al que vas a acudir. Es importante segmentar, saber dónde esta el auditorio que te interesa, pero ni así deja de tratarse de un conjunto de personas que están dialogando entre ellas. Así que no caigas en una actitud grosera interrumpiendo a gritos las conversaciones. Observa, acércate y busca ofrecer ayuda con tu producto o servicio. Pero, por favor, hazlo de manera honesta, transparente y auténtica. Mira, yo me he emocionado con el viaje, así que si fueras un agente de viajes ya habrías ganado un cliente nada más con contarme el viaje de tus sueños. Este es el sentido de la palabra enganchar. Si vas al diccionario verás que dos de los sentidos coloquiales responden a esta idea: 1) Atraer a alguien con arte, captar su afecto o su voluntad; 2) Captar intensamente la atención de alguien. Procura mantenerte en esta línea para ganar confianza, ese será el mejor activo que tengas a largo plazo.

Lo que aquí estoy haciendo es proponerte una traducción de la palabra inglesa engagement que literalmente se traduce como compromiso. Asume una actitud comprometida con la comunidad a la que te acercas y recibirás lo mismo. Un título pegajoso, una muy buena imagen o un excelente vídeo lleno de promesas podrán lograr la conversión, pero no te garantizan el compromiso. Ese se gana conversando, ocupándote de saber si lo que ofreces cumple con lo que habías prometido y ofreciendo ayuda a quien te lo pide, es decir, realizando una buena labor de atención al cliente. Para esta nada como las redes sociales donde puedes responder en tiempo real a las demandas, conocer las impresiones y obtener una gran retroalimentación para seguir mejorando. Este es el sentido completo del enganchar que puedes visualizar muy fácilmente si piensas que tú, tu producto o servicio son el gancho mismo. Si intentas levantar un gran peso con un gancho débil sabemos lo que pasa: el gancho se rompe después de aparentemente lograr su cometido. Así que el éxito inmediato con un gancho muy débil tendrá resultados a corto plazo, pero terminarás rompiéndolo y teniendo que asumir el costo de la reparación. Además de que muchos habrán visto lo que sucedió, así que seguramente te será más difícil volver a ganar su confianza.

No cometas el error de lanzar ganchos débiles porque se terminarán rompiendo. #ECC - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

¿Cómo se hace eso? El contenido concreto de tu campaña, el gancho ideal, no te lo puedo decir yo ni ningún artículo de esta naturaleza. Esa respuesta te la están dando en las redes sociales en este momento. Lo único que necesitas es disponerte a escuchar con atención para poder aportar algo de valor al debate. Es así como puedes enganchar con tu público en las redes sociales, que, como puedes ver, no es solamente el primer paso, sino también el último que da inicio a un nuevo ciclo para recibir sugerencias y fortalecerte para seguir creciendo. Orienta así tus esfuerzos y el éxito irá llegando poco a poco.

Pin It on Pinterest