Seleccionar página

Crear un hashtag es cada vez más algo que se acerca a un arte. ¿Alguna vez has entrado en un aviario mientras los pájaros cantan y vuelan alegremente? Es difícil distinguir claramente ahí el canto del gorrión y el canario, o la voz aguda del loro imitando los sonidos del entorno. Todo se mezcla y se confunde generando un murmullo constante del coro de aves. Un oído un poco entrenado podría comenzar a separar y encontrar las diferencias entre unos y otros hasta dominar el arte de encontrar las voces singulares en eso que de entrada parece un amasijo sin forma definida. Crear un hashtag es entrar en este coro con una voz firme y decidida para que los interesados te encuentren.

Un breve repaso para quien todavía duda con respecto a lo que es un hashtag. Se trata de un compuesto que deriva de dos palabras de la lengua inglesa: hash que significa almohadilla o numeral (#) y tag que significa etiqueta. De aquí que la manera más sencilla de decirlo sea que se trata de una etiqueta que tiene en la almohadilla su signo distintivo. El debate etimológico en este punto es bastante interesante. Aunque lo más aceptado es que el origen de la palabra etiqueta es gótico y refiere a un palo (‘stakka‘), había una versión alternativa por allá del 1856 que pensaba que en realidad era la contracción de una expresión latina: est hic quaetio (aquí está la cuestión). Esta versión, hoy considerada espuria, nos ayuda a comprender de mejor manera el sentido del hashtag: una forma de decir que es esa la cuestión central del mensaje. - tuitéalo     Elemento fundamental, por otro lado, para escribir un buen tuit.   

 El valor de la síntesis para crear un hashtag 

Pocos como mi querido amigo Jerby para realizar una labor de síntesis. Este artículo, de hecho, es fruto de uno de sus sintéticos y enriquecedores comentarios. Pero la cosa es mucho más bella de lo que parece: la síntesis es la capacidad de ver el alma de las cosas para tejerle una cuna a medida con unos cuantos hilos. La etiqueta (que requiere también de su #Netiqueta) es una marca que sintetiza el sentido de un mensaje ayudando a reconocerlo, favoreciendo su encuentro en un coro de aves que siguen cada una su línea melódica. Así, el hashtag es elemento que ayuda a la organización de la información, lo que marca el registro particular y propio de cada una de las voces del coro. Por eso es tan importante saber reconocer el alma del mensaje para saber darle un nombre sintético a la etiqueta.

La síntesis es la capacidad de tejer una cuna a medida para el alma de un mensaje. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Crear un hashtag supone, por tanto, la íntima comprensión de lo que se dice y la cercanía con el mensaje. Si no se sabe de lo que se está hablando es mucho más complejo dar con esa piedra de toque que permite clasificar de forma correcta la información. Un ejemplo simpático. La palabra dieta puede significar tanto régimen de alimentos como el pago que se le hace a un servidor público, por lo que el siguiente etiquetado resultaría más bien irrisorio: La dieta de los diputados no ha dejado de aumentar. #comidasaludable Seguramente quien busca información sobre “comida saludable” no le interesa saber lo que ha pasado con el salario de un diputado y, por el otro lado, a quien sí le interesa se perderá de la información por haber caído ésta en el archivo equivocado. Un hashtag puede hacerte ganar en visibilidad o perderte como un canario en medio de un grupo de escandalosos loros.

 Conociendo al auditorio ajustas mejor la melodía

Ya que estás familiarizado con el tema de lo que quieres aportar al coro de la red es muy recomendable que consideres también el auditorio al que te diriges. La pregunta clave es siempre la misma: ¿cómo buscaría tu auditorio esta información? Hay dos tipos de respuesta en este caso: la que apuesta por lo macro y la que se dirige a lo micro. La primera privilegia los intereses generales del auditorio, mientras que la segunda busca complacer a un sector muy específico. Sería un poco como dar un concierto ante una multitud apostando por cantar tus grandes éxitos o hacer uno privado donde el público puede pedir exactamente lo que quiere.  La diferencia, evidentemente, estará en el número de caracteres y en el tipo de palabras.

Un buen hashtag considera la forma en que los usuarios buscan la información. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Soy fanático del Studio Ghibli, por lo que si quiero encontrar algo al respecto no buscaré cosas como películas animadas o películas de animé, sino que voy a recurrir justamente al nombre del estudio. Ahora bien, si el texto del mensaje ya incluye la palabra clave de la búsqueda, bien puedo equilibrar etiquetando el contenido de manera general con cosas como: #películasanimadas, #animación, #anime. Esto sería ponerse al alcance de ambos auditorios, una estrategia versátil aunque más bien amplia. La fórmula perfecta es la que se ajusta a tus objetivos, siempre y cuando éstos estén alineados con las necesidades o intereses de tu auditorio. Una nota alta o una nota en registro bajo, el dilema se resuelve desarrollando la capacidad de saber cuál gusta más a quien te escucha, cuál es la que tiene la capacidad de moverle a la acción. Ten en cuenta que los adjetivos y los sustantivos conforman etiquetas generales, mientras que los nombres propios (marcas, personajes, títulos de libros o películas) son más bien específicos. Esto te ayudará a crear un mejor hashtag.

 Finalmente, el coro para crear un hashtag en comunidad

El último elemento que quiero destacar aquí con respecto a la tarea de crear un hashtag es que éste es siempre una incitación al diálogo. Generar una línea melódica adecuada, es decir, una síntesis correcta y alineada con los intereses del auditorio, es conectar con otras personas con respecto a lo que les gusta o necesitan. Si esto se logra, y la experiencia es satisfactoria, entonces seguramente podrás ver que otros se unen a esa nota que propones y poco a poco el número aumente en el coro de tu temática. Es como abandonar el aviario para sentarse todos en torno a una linda hoguera para compartir y cantar juntos. Esto, evidentemente, da más fuerza a tu mensaje porque es justo lo que puede viralizar la etiqueta que propones. De hecho, un buen hashtag es aquel que sirve de eslabón para un diálogo diverso (y transverso) sobre un tema en específico.

Anímate a entrar a los coros de las redes y aprende el arte del canto en comunidad.  - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Crear un hashtag es como generar al director del coro. - tuitéalo     Le haces la invitación y le propones la canción. Entonces ocupas tu lugar y comienzas a cantar mientras otros se van uniendo. El objetivo sería ser algo como el soprano del conjunto vocal para que se vayan añadiendo los elementos que acompañan y enriquecen la melodía principal. Esto lo puedes utilizar en Twitter, Google+ y Facebook. Aunque son los dos primeros donde mejor funciona. Ten en cuenta que, como en la música, más de dos melodías pueden comenzar a resultar un poco caótico. Así que no satures ni confundas al auditorio: capta la esencia del mensaje, pregúntate cómo lo buscarían, define el alcance de la etiqueta y lanza una o dos propuestas de hashtag. Un proceso sencillo pero que requiere compromiso para trabajarlo de buena manera. La mejor forma de aprender es uniéndote a otros coros, participando de las etiquetas que se encuentran por las redes como quien entra al aviario para aprender a encontrar el orden en el caos aparente. Verás que pronto adquieres la destreza necesaria para ser un perfecto soprano en cualquier sitio donde decidas incursionar.

Pin It on Pinterest