Seleccionar página

En el mundo del SEO, que más bien es un mundillo, no hay un acuerdo claro con respecto al impacto de la difusión de los contenidos y la conversación en las redes sociales. Pero bien sabemos que Google, que es quien marca el paso en estas cuestiones, no hace las cosas al azar ni avanza de manera improvisada. Puede que las cosas no siempre le salgan bien, pero eso no significa que no haya detrás un trabajo pensado y calculado. Queda claro que la publicidad la tienen muy bien trabajada con Adsense, por lo que monetizar a través de una red social quizá no sea el camino que mejor nos explique su existencia.

Ahora viene la pregunta: ¿por qué lanzar una red social si no das importancia a cómo circulan los contenidos en esas plataformas? Resulta evidente que algo le ha llamado la atención a Google para lanzar y mantener esta red a la que le ha añadido un signo de más para darle nombre. Al final puede ser esa la clave, el punto que permite la explicación. La red social añade algo a las búsquedas, es un auténtico plus para el usuario que necesita información y acude a la red. La hipótesis aquí será que ese extra es la conversación. - tuitéalo     Un elemento que añade el componente social a la información que es, en última instancia, la base del poder de esta empresa. La búsqueda es el gran negocio de Google, pero ellos no la han inventado. El diálogo, la conversación y el intercambio de ideas son parte de la humanidad. El desafío, entonces, es entender esta actividad de mejor manera para potenciarla en su versión 2.0.

Círculos y comunidades

Uno de los grandes aciertos de la red social de Google está en su organización en círculos. Clasificar tus contactos por el círculo en el que te mueves refleja de mejor manera lo que hacemos constantemente en la vida cotidiana. Pasamos del círculo de trabajo al de la familia y no necesariamente compartimos las mismas cosas en uno y otro. La segmentación, entonces, permite ajustar contenidos y lenguaje de acuerdo al círculo al que te diriges. Un punto importante a favor de Google.

Los círculos de Google+ son un buen reflejo de nuestros círculos sociales en el mundo real. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Además, esta clasificación queda sólo entre los de la gran G y tú. Nadie sabe si tienes un círculo denominado “personas a las que odio” y la mitad de tus contactos están ahí. De nuevo, la organización de Google+ puede reflejar la vida real de una manera bastante fiel y generar una impresión que no siempre corresponde con lo que hay en la trastienda. Pero vamos a hacer notar algo:  Google puede saber gracias a esto lo que consideras relevante para el círculo de tu familia, lo que compartirías con tus amigos y lo que te parece que vale la pena que conozca todo el mundo. Nos convertimos en curadores de contenidos gracias a una red social - tuitéalo     y los primeros beneficiados somos nosotros: generamos un filtro de búsqueda social personalizado para nuestros intereses.

No puedo afirmar que esto suceda así, pero las condiciones están más que dadas y el efecto que tiene en los resultados de búsqueda hace pensar que la idea no es una completa locura.  Compartir en esta red social es mantener una conversación segmentada, una muestra virtual de cómo nos movemos cuando asumimos el rol de peatones. Y ya que andamos por ahí pues qué mejor que buscar grupos afines, socializar más allá de aquellos círculos donde hay personas que ya conocemos. Para eso están las comunidades: grupos con intereses afines que generan un filtro más para la información. Google puede saber qué contenidos se están moviendo de acuerdo a intereses temáticos y, todavía mejor, cuáles tienen más éxito en ese contexto de conversación entre personas con intereses afines. Nada mal, ¿no?

Varias maneras de conversar

Claro que el elemento central en todo esto está en el acto de la conversación. Esto puede llevarse a cabo de varias maneras dentro de la red social. Pero antes habría que llamar la atención sobre lo bien adaptada que está para compartir todo tipo de contenidos: las entradas de texto son bastante amplias, permiten jugar con el formato y cuentan con un espacio extra donde se agrega el enlace, la imagen o el vídeo que aparecerá relacionado al texto, si así lo deseas. Aquí el texto tiene compañía, por lo que la conversación es multimedia desde un inicio.

Lo sabemos bien: si el contenido es el rey, la conversación es la reina. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Ya que tienes tu publicación comienza lo divertido. Hay tres alternativas: das un más uno para indicar que lo has visto y que te gusta, lo compartes o te animas a dar un paso más y dejas un comentario. Los primeros dos elementos se traducen fácilmente en una estadística. Google y tú pueden medir el éxito de una publicación con el número de veces que se da clic sobre sendos botones. El número de comentarios, por supuesto, se une a la lista de números que son un buen indicador de que algo está llamando la atención. Pero es en el comentario donde encontramos lo que en este espacio se comienza a dibujar como métrica sutil. Esto tendría que ver con el contenido del comentario mismo, es decir, si se limita a una o dos palabras o si hay un auténtico diálogo donde se intercambian opiniones. Ambos cuentan, pero hay una sutil (y muy significativa) diferencia: los primeros se traducen en una cifra, mientras que los segundos pasan a la lista pero dejan detrás algo más, una estela de conversación que enriquece la propuesta publicada.

Comentarios y conversación cara a cara: Google+ tiene un poco de todo. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Si la conversación ahí se alarga y se vuelve muy interesante, la misma red social integra una herramienta de diálogo uno a uno: Hangouts. Así, tenemos una gran sala de conversaciones segmentada por círculos y comunidades. Dentro de ellos están los que asienten con la cabeza constantemente y los que participan de manera más activa y animada.  Pero también hay un espacio para quien prefiere esperar a que todo termine y acercarse de manera directa a las personas para comentar algún aspecto. Todo esto es visto por Google y le ayuda para darle una dimensión social a las búsquedas: incluye en los resultados de las mismas publicaciones de la red social, tiene un muy humano sistema para curar contenidos y genera una importante base de datos con los intereses de los usuarios. Además de brindar herramientas para hacer un trabajo en red conectando directamente de usuario a usuario.

Saca provecho de la conversación para el posicionamiento

Ahora bien, esto, en gran medida, es también visible para nosotros. Tenemos aquí una herramienta muy poderosa para mejorar el posicionamiento. ¿Cómo? Conversando. Ya nada más el hecho de ampliar tus círculos te puede poner en los primeros resultados de búsqueda de más personas. Quizá no los sea directamente por un enlace a tu sitio, pero esto se traduce de igual manera en una visita. Si además quien te encuentra ve que tu contenido se comparte y se discute, pues mejor que mejor.  De aquí que la conversación sea fundamental para seoducir a tu auditorio. Se trata de una operación que realizamos como sociedad: nos reunimos, dialogamos y en ese diálogo puede haber muchos guiños, muchos encuentros interesantes. ¿Te lo vas a perder?

Pin It on Pinterest