Seleccionar página

¿Sabes lo que es el clickbait? Pues te lo cuento muy rápidamente por si no lo sabes o para asegurarnos de que todos estamos hablando de lo mismo. Se trata de un término inglés que se traduce literalmente como “cebo de clicks“. Es una estrategia con la que seguramente te has encontrado más de alguna vez por la red. Ves un titular impactante, una foto de lujo, pero al entrar resulta que el contenido no es de calidad o directamente habla de cualquier otra cosa. La carnada está en el encabezado y la intención es llevarte al sitio con intenciones más o menos decentes. ¿Verdad que te ha pasado más de alguna vez?

Lo primero que se pone en juego con el clickbait, por supuesto, es la credibilidad. Quien apuesta por esta estrategia nos está diciendo que lo que le importa es que lo visiten y nada más. Está dispuesto a cuidar mucho una o dos frases, pero no esperes que la cosa mejore porque ya dentro de su sitio el interés por el lector pasa a segundo plano. Algo lamentable ya que para poder generar este tipo de frases que enganchan de manera efectiva es una muestra de un gran talento y creatividad. Ahora bien, creo que la blogosfera se está llenando de una forma más sutil de este clickbait y es de eso de lo que quiero hablarte hoy. ¿Me acompañas?

Clickbait también es abusar de la pregunta

Una de las recomendaciones más habituales para escribir buenos títulos es la de plantear una pregunta. Cómo hacer X, qué es Y, cuál es el mejor Z… Apuesto a que puedes pensar en una gran cantidad de artículos que has leído que tienen un título de este tipo. Hay que decir que la lógica es muy buena: la red es, entre otras cosas,  un gran depósito de información donde los usuarios buscan respuestas a sus preguntas. Tiene todo el sentido del mundo el plantear un titular de esta manera y es sin duda una forma de posicionarte en los buscadores de buena manera. Velo de la siguiente manera: alguien busca la respuesta a cómo escribir un buen artículo y tú lo que haces es poner precisamente esa pregunta como título. Seguro que el resultado de búsqueda es relevante y la posibilidad de que exista un clic es bastante alta. La relación entre impresiones (cantidad de veces que apareces en los resultados de búsqueda) y clics será muy positiva, así que todos contentos.

Las preguntas en el título atraen lectores, pero no son la única manera. Usa la estrategia cuando toca. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

El problema se comienza a presentar cuando se abusa de esta estrategia. Me he encontrado con blogs donde el 90% (por lo menos) de los títulos son así. ¿De verdad se puede tener la respuesta para tantas preguntas? Es muy evidente que no. Lo que sucede, por ejemplo, es que te encuentras con artículos que te hacen pensar que responderán a un cómo hacer X o Y cosa y lo que te hay en el contenido es más bien una opinión sobre el tema. La intención ha sido buena, pero no hay correspondencia entre el titular y el contenido. Esto también es hacer clickbait. Por eso es mejor no confundir las cosas: las títulos con pregunta son muy buenos, pero hay que usarlos cuando de verdad se vaya a responder a una duda. ¿Tu texto no lo hace? Cuidado que estás muy cerca del clickbait.

La creatividad al poder

Este es un caso más donde el fin se confunde con el medio. La finalidad de escribir un buen título es interesar al lector, llevarlo hacia tu contenido para consentirlo con él. El título es el aperitivo antes de un banquete de palabras. - tuitéalo     Precisamente por eso debe ofrecer una cantidad de información suficiente como para interesar al lector, ni más ni menos. La presentación, por supuesto, es fundamental. Pero el título es el medio para llevar al contenido y la presentación es el medio que acompaña al contenido del título, a su sentido. Si ponemos primero los medios seguramente nos olvidaremos del fin y esto comenzará a romper el camino que debería llevar de una pregunta a una respuesta. Me explico mejor: la forma pregunta es la presentación de la información del título, pero no por eso deja de ser importante ya que optar por ella implica determinar un sentido para la escritura que ha de acompañar a ese título. En lo particular valoro mucho más al redactor que se toma el tiempo para hacer un buen trabajo de síntesis creativa con el título porque no ha optado por el camino fácil.

Las preguntas en el título son el camino fácil que renuncia a la creatividad. - tuitéalo    

El asunto es: ¿por qué no encontrar formas más creativas de escribir un buen título? Nos dejamos llevar por lo que “funciona” y con eso nos delatamos. No estamos tan lejos del que hace clickbait porque quiere llevar tráfico a su web cueste lo que cueste. Lo que funciona en términos de posicionamiento y de ratio en los clics no es necesariamente lo mejor para la escritura y estructura de un texto. Dicho en una palabra: lo que posiciona no siempre es lo mejor para el contenido que será posicionado. Con esto no quiero decir que sea “malo” el querer llevar tráfico a tu web, ¡al contrario! Pero si realmente queremos escribir para el lector no podemos renunciar tan fácil a una buena escritura y una buena estructura. Hay más formas de hacer un título que enganche, ¿por qué abusar de una?

Clickbait o compromiso con la red

Una consecuencia de todo esto es que un buen contenido se compromete desde el principio con la red. No renunciar a la buena escritura y estructura implica respetar mucho al lector, no asumir que le gusta lo fácil. Cuidado que no estoy diciendo que haya que abandonar las preguntas, sino que hay que saber utilizarlas y reconocer cuando se vuelve demasiado forzado el ponerlas en el título. Si voy a dar mi opinión puedo titular mi texto así: “Qué opino de…”. Pero estarás de acuerdo conmigo en que ver demasiado esa pregunta en un blog resultaría muy cansado. Entonces nos veríamos obligados a buscar alternativas. Es esto justamente lo que intento decir: dar diversidad a tus títulos es algo que el lector agradecerá y que aporta también a enriquecer la red cuidando el lenguaje.

Saturar la red con títulos con pregunta terminará matando a la gallina de los huevos de oro. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

Tenemos una tendencia a querer encontrar la puerta trasera de todo. Aprender las reglas para dar con las excepciones y tener alguna ventaja. Por eso al que está completamente ocupado con el posicionamiento le importará muy poco escuchar algo sobre compromiso con la escritura. Pero esto es no entender que el negocio mismo de Google depende de este compromiso. Lo diré de manera que pueda tener la atención de este perfil de persona: si seguimos saturando la red con títulos en forma de pregunta Google dejará de valorar ese punto para fijarse en otra cosa. ¿En qué podría ser? ¡Claro! En si el texto responde realmente a eso que promete y cómo valoran los usuarios la respuesta. La red semántica es capaz de eso y mucho más. Así que tarde o temprano hablaremos de penalización a quien hace este tipo de clickbait. Porque, al final del día, ¿no sirven ya para esto los foros? Así que cuidado con hacer que tu blog termine siendo un híbrido raro.

Dos palabras para terminar

La red es un espacio donde el éxito es efímero. Apuesta por estrategias que no se rijan por las modas o porque “todo mundo lo hace”. Piensa que el posicionamiento que le interesa a Google es el que más y mejor logre satisfacer las necesidades de sus usuarios. Escribe para ellos y detente a pensar si no estás sobreoptimizando tus textos por la razón equivocada. Puede que obtengas mucho tráfico durante un tiempo y que ganes algo de dinero, pero estarás apostando por chispazo en lugar de construir algo realmente sólido. ¿Cómo escribir un buen título que no caiga en el clickbait? Te dejo seis sencillas recomendaciones:

  1. Lee muchos blogs y estudia cómo titulan los artículos. ¡Anota esas ideas!
  2. Practica mucho. No es necesario que esperar a escribir un nuevo artículo: ensaya nuevos títulos para viejos textos cuando los compartas en redes sociales. Mide los resultados y saca tus conclusiones.
  3. No abandones las preguntas, pero asegúrate de tener una respuesta que vaya más allá de la opinión. Es verdad que la estructura de pregunta responde a la manera en que se busca, pero eso significa también que quien busca espera encontrar una respuesta satisfactoria, ¿realmente la estás ofreciendo o tu texto huele a clickbait?
  4. Escribe un título muy sencillo y cambia las palabras de lugar. Puedes descubrir mejores maneras de decir lo mismo.
  5. Busca tu propio título en los buscadores antes de publicarlo. Si hay demasiados así busca alternativas para distinguirte.
  6. Arriésgate. Google no posiciona solamente por un factor. Anímate a hacer cosas diferentes y comenta con tus lectores. Nunca vas a marcar la diferencia haciendo lo que todos los demás hacen.  - tuitéalo    

Pin It on Pinterest