Seleccionar página

El famoso Black Friday, o “viernes negro” como se recomienda su escritura, no deja de ser un evento peculiar. Su nacimiento en tierras americanas está estrechamente vinculado con el Día de Acción de Gracias y no solamente porque su celebración se realiza un día después de esta festividad. En esta conexión también se encuentra un motivo para explicar el vínculo entre el color negro y la festividad que tiene en los descuentos y las ventas su forma de expresión. Sí, por raro que suene fiesta y mercado se han unido en este día peculiar que poco a poco se extiende por el mundo.

El Día de Acción de Gracias tiene uno de sus pilares en el ciclo de la cosecha. El agradecimiento se da ya sea por lo bondadoso de lo recibido o por lo que está por recibirse como resultado del trabajo de la temporada. Una reunión familiar con una suculenta comida sirven para dar gracias a las fuerzas divinas. Pero hace mucho que la industria es ya la actividad protagonista de nuestra sociedad desplazando a la agricultura, así que por qué no tener también un momento de celebración por los frutos de su cosecha. En este caso se trata de los resultados por venir, pues el viernes posterior al Día de Acción de Gracias, el Black Friday, marca el inicio de la temporada navideña que tantos beneficios trae a los negocios. La reunión familiar puede quedar para otro momento, pero sí que estaremos ante una reunión masiva de personas que llenarán las calles en busca de las mejores ofertas. 

Black Friday, el color de las ganancias

El final del año, en efecto, es una temporada donde el frío se compensa con la agitación de las compras para el cúmulo de celebraciones tradicionales que se avecinan. Desde Navidad hasta los múltiples amigos invisibles, las razones para comprar se multiplican. Pero es precisamente por eso que llama la atención que el día marcado para el inicio de las ventas y el ánimo de compartir un regalo con los seres queridos se vincule con un color regularmente asociado al duelo, por ejemplo. La razón es muy sencilla: se trata del momento en el que los números de los negocios pasan de rojos a negros.

Con el inicio de las compras navideñas los números de los negocios pasan de rojo a negro. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

El negro encuentra en este rincón un punto de valoración positiva. Una de las pocas veces en las que el encuentro con él nos puede producir una sonrisa después de meses de un balance negativo lleno de números rojos. De aquí que la celebración de este “viernes negro” esté marcada por esa urgencia de ver el color negro de nuevo. Las ofertas, elemento indispensable en el menú de la fiesta, buscan dar un impulso definitivo a este oscuro amanecer de las finanzas de un negocio. El problema es que en ocasiones los tan anunciados descuentos cobran un carácter simbólico, algo que, por otro lado, siempre está presente en las festividades. Aunque en este caso esta característica signifique que la oferta enmascara un más o menos sutil aumento de precios previo. La continuidad y éxito de este Black Friday dependerá, sin duda, de la capacidad de mesura de los comerciantes para entender que esta medida puede terminar rompiendo el efecto de necesidad que unos días de descuento generan en los alegres compradores en este inicio de la temporada navideña.

Un “viernes negro” para la tecnología

Uno de los sectores más favorecidos por esta peculiar celebración es sin duda el de la tecnología. Los dispositivos que en otros momentos pueden resultar inaccesibles reciben en este fin de semana una oportunidad para posicionarse como los más deseados entre los usuarios. Y es de verdad todo el fin de semana, pues la tecnología no solamente tiene un día de grandes venta porque la euforia va desde el “viernes negro” hasta el ciberlunes. Una maratón donde podemos ver, por ejemplo, móviles como el preciado iPhone 6 en su versión de 16 GB con una reducción de los 639 € de la página oficial de Apple a 588,39 € en una de las ofertas de Amazon. La reducción no es nada espectacular, pero es de esperarse con las grandes marcas que ven números negros durante todo el año. De ahí que una recomendación sea mirar hacia marcas y negocios que sí puedan beneficiarse de esta fiesta de las compras.

Del Black Friday al ciberlunes: un fin de semana de locura para la tecnología. - tuitéalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

En este espacio hemos hablado antes de Xiaomi y sus interesantes opciones al alcance del bolsillo, como el  Xiaomi Red Rice. Esta marca china es un buen ejemplo de una que permite encontrar interesantes oportunidades durante estos días. Technospain, por ejemplo, ofrece la segunda versión de este Red MI por solo 133,95 €. Es en este tipo de casos donde se pueden encontrar oportunidades para tener un muy buen dispositivo con excelentes precios. La idea, como puedes ver, es seguir la lógica de la vecindad entre el Día de Acción de Gracias y este Black Friday: una celebración entre vecinos, en ese punto de encuentro entre el mercado global y el negocio local. Esa esa al menos mi impresión. La voracidad de las grandes marcas no cambiará gran cosa por el impulso al consumo en estos días, serán más bien aquellas que luchan por hacerse un lugar en el mercado las que hagan uso efectivo de estas ofertas. Todo es cosa de no entrar en el pánico de la compras y ver con calma en los rincones cálidos, cerca de la chimenea y lejos del murmullo de las multitudes. ¿Tú también te vas a apuntar a esta peculiar unión del mercado y la fiesta?

Pin It on Pinterest